¿Qué son los swaps?

La crisis nos ha convertido a todos en verdaderos expertos en terminología económica y uno de los conceptos que más suenan y mayor polémica han levantado son los denominados «swaps», un derivado financiero que no es un seguro contra las subidas de tipos de interés. Aquí explicamos en qué consisten.

La crisis ha obligado a muchas personas a convertirse en verdaderos expertos en terminología económica, al tener que aprender conceptos que, hasta ahora, nunca habían escuchado. Uno de los más polémicos es el de swap, que además ha levantado una auténtica ola de protestas entre quiénes los contrataron asociados a su hipoteca y más de un proceso judicial contra algunas entidades bancarias que, por cierto, han sido ganados por los afectados.

Y es que estos bancos vendieron los swaps a sus clientes como seguros que los protegían contra las subidas de tipos de interés, de tal suerte que, si éstos se elevaban, el contratante no se veía afectado. Sin embargo, los swaps no son seguros sino un derivado financiero difícil de explicar y, desde luego, estas entidades no lo hicieron bien a sus clientes. Porque no les informaron de la otra parte del contrato: si los tipos de interés bajaban, el contratante, aunque veía descender el suyo tenía que seguir pagando la diferencia al banco, con lo cual la cuota se mantenía igual que anteriormente.

Foto del Banco de España

Sede central del Banco de España en Madrid

Y, como además éstos se los ofrecieron al cliente en un momento en que los tipos estaban muy altos y se suponía con fundamento que iban a bajar sustancialmente, las pérdidas para éste último estaban cantadas. Indudablemente, como todo contrato el swap se puede cancelar pero los costes de hacerlo son muy elevados y, en caso de querer subrogar la hipoteca, es obligatorio liquidarlo, lo cual puede suponer, en muchos casos, varios miles de euros.

Frente a todo ello, las sentencias que dan la razón al cliente alegan que la Ley obliga a ofrecerlo a quién contrata una hipoteca para protegerlo de subidas de tipos, no cuando éstos se encuentran en máximos y se prevén próximas bajadas. Además, no se pueden comercializar como seguros pues no lo son. Como decíamos, se trata de un derivado financiero que se utiliza entre las empresas: lo utilizan, por ejemplo, las grandes aerolíneas para la compra de combustible, con objeto de que, si el precio del petróleo fluctúa, ellas pagarán siempre lo mismo.

No obstante todo lo dicho, la comercialización de swaps es completamente legal. Lo que ocurre es que los bancos denunciados lo han explicado mal al cliente, hablándole de sus beneficios pero no de los perjuicios que podría acarrearle y más en un momento en que era sabido que los tipos de interés iban a descender, de tal modo que, si el Euribor bajaba, el contratante perdería dinero.

Fuente: Bankimia.

Foto: Kevinpoh.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...