¿Qué es y cómo funciona el coworking?

Todos los que han iniciado un negocio saben de las dificultades que ello entraña. Por eso, cualquier herramienta que facilite los duros comienzos es bienvenida y una de las más útiles es el coworking, que consiste en compartir una misma oficina entre distintos profesionales. Aquí explicamos cómo funciona.

Todo el que haya iniciado una pequeña empresa sabe de las dificultades que ello presenta y el que vaya a hacerlo pronto lo sabrá. A los gastos iniciales y regulares se une la necesidad de abrirse camino en un mercado en el que existen competidores consolidados.

Indudablemente, es éste, el problema de captar clientes, uno de los más importantes pero también lo es el de soportar los gastos durante los primeros meses, cuando aún carecemos de ingresos.

Foto de un centro de coworking

Instalación de un centro de coworking

No tratamos con ello de desanimar a nadie. Con trabajo, entusiasmo y tenacidad puede lograrse, si lo han hecho otros, ¿por qué no vamos a poder conseguirlo nosotros?

Sin embargo, toda ayuda en estas primeras fases del negocio es importante y aquí es donde entra el llamado ‘coworking’, que puede resultarnos muy útil.

A pesar de la manía que tiene la sociedad contemporánea de denominarlo todo en inglés, se trata, simplemente de co-trabajar, es decir, de que varios profesionales independientes entre sí se reúnan en un mismo espacio para compartir gastos y tener acceso a más clientes potenciales.

Pensemos, por ejemplo, en un diseñador gráfico, un asesor fiscal, un agente de seguros y un abogado. Al compartir oficina, no sólo ahorrarán en el alquiler sino también en conexiones telefónicas y a Internet, en luz, en agua y en otros gastos corrientes.

Además, al ser profesiones complementarias, aunque cada uno posea sus propios clienteslos de los demás se convierten en un mercado potencial para él , ya que probablemente precisarán de los servicios que presta y, como poco, tienen la comodidad de tener a todos estos proveedores en un mismo sitio y trabajando conjuntamente.

Y, para el cliente, no es lo mismo tener a su abogado en una ciudad y a su asesor fiscal en otra que encontrarlos a ambos en una misma oficina. No sólo por el ahorro de tiempo que ello supone sino porque, al trabajar ambos codo con codo, el servicio que recibe es más completo y, en último caso, mejor.

El coworking es, como no, un invento americano pero está instaurándose con fuerza en otros países. Incluso se están creando centros de negocios que además incluyen servicios centralizados como el de secretaría.

Para el profesional que trata de abrirse camino es una excelente opción por todos los motivos que mencionábamos –importante ahorro de gastos, clientes potenciales, etc- y, por si ello fuera poco, porque permite compartir dudas y experiencias así como, al repartir el alquiler, una mejor ubicación física en las ciudades.

Fuente: Infoautónomos.

Foto: Centro de coworking: TechHubLondon en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...