Los océanos, una de las mayores riquezas naturales de nuestro planeta

El agua es un elemento indispensable para la vida en la Tierra y la mayor cantidad de ella se almacena en los océanos. En ellos se inicia el «ciclo del agua» y albergan una enorme riqueza biológica. Todo esto los convierte en indispensables para los seres vivos. Pero el calentamiento global está provocando que su nivel crezca peligrosamente y los desastres que ello conllevaría serían incalculables.

Todos sabemos la importancia vital que tiene el agua para nuestro planeta. Sin ella, no sólo no existiríamos los seres vivos sino que, además, la Tierra sería un lugar absolutamente inhabitable. Y, en la actualidad, uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta el Hombre es precisamente la falta de este elemento esencial, que provoca que enormes extensiones sean páramos inaprovechables con la consiguiente carencia de alimentos que ello supone para millones de personas.

Sin embargo, para nuestra suerte, contamos con grandes depósitos de agua que, si bien no cuidamos todo lo que debiéramos, nos ayudan a sobrevivir: los océanos, esas ingentes extensiones que proporcionan, aproximadamente, el noventa por ciento del agua que se evapora a la atmósfera para retornar convertido en precipitaciones dentro de lo que se conoce como «ciclo del agua».

Foto del mar

Los océanos son una de nuestras mayores riquezas naturales

El Sol, que es quién rige todo este proceso, calienta el agua de los océanos provocando que ésta se evapore hacia el aire en forma de vapor de agua que, a su vez, es elevado por las corrientes hasta las capas superiores de la atmósfera. Las bajas temperaturas existentes en éstas hacen que ese vapor se condense dando lugar a nubes. Por su parte, estas nubes también se mueven y colisionan entre sí, originando precipitaciones en forma de agua o de nieve.

Ésta última se congela y queda acumulada, por ejemplo, en capas de hielo y en glaciares que pueden conservarla durante millones de años. Sin embargo, en climas más cálidos, con la llegada de la primavera, los hielos almacenados se derriten volviendo a su primitiva forma de agua que recorre la superficie de la Tierra para llegar a ríos que, a su vez, la transportan de nuevo hasta el mar. En esto consiste, a grandes rasgos, el citado «ciclo del agua». A la vista de este extraordinario proceso, que expresa claramente lo perfecta que es la Naturaleza, resulta evidente la importancia que tienen los océanos para la vida en la Tierra.

En consecuencia, todo lo que constituya un ataque hacia estas verdaderas joyas naturales resulta un perjuicio trascendental para la propia existencia del planeta. Y éstos se dan de muy diversas formas. La más conocida es la contaminación pero también resulta enormemente nocivo el llamado «calentamiento global», ya que éste provoca el deshielo de los polos suponiendo una ruptura del correcto equilibrio entre el agua que se almacena en ellos y el que revierte a los océanos. A causa de este fenómeno, éstos últimos aumentarán su nivel cubriendo enormes extensiones de tierra y perjudicando a millones de personas, además de romper definitivamente el ecosistema marino.

Fuente: Action Bioscience.

Foto: Franco Folini.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...