Encuentran en Teruel el dinosaurio vegetariano más pequeño de la Península Ibérica

Un grupo de investigadores de la Universidad de Zaragoza ha identificado al que sería el dinosaurio vegetariano más pequeño hallado en la Península Ibérica, un ejemplar de sólo unos dos metros y 20 kilogramos de peso que habría vivido hace unos 130 millones de años en lo que es el actual Yacimiento Paleontológico de Galve, en Teruel.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Zaragoza ha identificado al que sería el dinosaurio vegetariano más pequeño hallado en la Península Ibérica, un ejemplar de sólo unos dos metros y 20 kilogramos de peso que habría vivido hace unos 130 millones de años en lo que es el actual Yacimiento Paleontológico de Galve, en Teruel.

Parque Paleontologico Galve

En el Yacimiento Paleontológico de Galve logran reconstruir un ejemplar de lo que fuese el dinosaurio vegetariano más pequeño que habría habitado España hace más 100 millones de años

La reconstrucción de este animal prehistórico fue posible gracias a unos 104 restos fósiles recolectados de un único ejemplar de esta especie, que conforman al día de hoy el esqueleto disponible más completo de un dinosaurio ornitópodo en España.

Ha sido reconstruido por el grupo de investigación Aragosaurus-Iuca, quienes lo han bautizado como «Gideonmantellia«, en homenaje al naturalista inglés del siglo XIX, Gideon Mantell. Este experto de entonces fue quien comenzó con la investigación de los saurópodos.

Los investigadores comenzaron a hallar restos en Galve allá por principios de la década del 80, y durante todos estos años se ha encontrado una interesante cantidad de fósiles, de unos cuatro dinosaurios distintos, por lo que está considerado uno de los yacimientos más importantes de Europa continental.

El pionero en la investigación y excavación en este yacimiento de Teruel fue el investigador José María Herrero, que inició sus trabajos en el año 1982, y fue precursor en el país de la recogida de fósiles y, en especial, en la región de Galve.

«El Hipsi de Galve» fue el nombre que recibió este animal vegetariano -y apodado «Amosanuanea», en recuerdo también de una investigadora del grupo, fallecida-. El animal sorprendió a los investigadores en un primer momento por ser desconocido hasta entonces, ya que presentaba una morfología única en los huesos de la cadera y comienzo de la cola.

Entre los huesos encontrados figuran vértebras, partes de la cadera y de la cola, así como un pie totalmente completo. Según se informó, este ejemplar vegetariano era un animal ágil y veloz, con un diseño corporal ideal para escapar con rapidez de sus depredadores.

Finalmente, vale destacar que la reconstrucción lograda a partir de los restos encontrados habla de un individuo inmaduro, de poco  más de un metro, que aún no habría llegado a la edad adulta -momento en el que alcanzaría los dos metros y unos 20 kilos de peso-.

Foto Parque Paleontológico de Galve

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...