Encuentran el eslabón perdido del panda rojo actual

El yacimiento paleontológico del Cerro de los Batallones, en la localidad de Torrejón de Velasco, en Madrid, ha pasado a ser un destacado en el mundo entero, ya que se ha convertido en uno de los más importantes por la cantidad de fósiles de animales carnívoros que allí se han hallado. El último hallazgo ha resultado ser un ancestro del panda rojo.

El yacimiento paleontológico del Cerro de los Batallones, en la localidad de Torrejón de Velasco, en Madrid, ha pasado a ser un destacado en el mundo entero, ya que se ha convertido en uno de los más importantes por la cantidad de fósiles de animales carnívoros que allí se han hallado. El último hallazgo ha resultado ser un ancestro del panda rojo.

panda rojo

Encuentran un molar del eslabón perdido del actual panda rojo, en los yacimientos del Cerro de los Batallones, en Torrejón de Velasco, Madrid

Este cerro ha albergado durante millones y millones de años en sus entrañas cantidad de fósiles, y su valor es tal que en 2001 ha sido declarado Bien de Interés Cultural. Cuenta incluso con restos de unos nueve millones de años, según informó el director de excavaciones del yacimiento, Jorge Morales, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Hoy en día, y tras ser descubierto casi sin querer (mientras se buscaba sílex y sepiolita) cuenta con diez yacimientos y ha permitido desenterrar unos 10.000 huesos de animales de la época del mioceno superior, y de especies únicas y ya extinguidas, tales como tigre de dientes de sable, o tortugas y osos, entre otros.

Pero de este cerro destaca además una característica: la gran mayoría de los fósiles hallados corresponde a animales carnívoros, en un 99 por ciento, cuando por lo general este porcentaje no supera el 15 por ciento, en el promedio de los yacimientos.Según argumentó Abella, esta cueva era una especie de «trampa para ellos«, ya que entraban por su propio pie y quedaban atrapados, lo que los convertía en «la propia carne» que alimentaba esta trampa.

Pero el último descubrimiento tuvo lugar el pasado 17 de julio: se dio con la carnicera-molar de una nueva especie, que se le ha atribuido al ancestro del panda rojo actual por su morfología y dimensión. Según se informó ya se había dado con otros huesos como la tibia y una fibula, pero no se había podido determinar a qué especie pertenecían. Con este molar, ya se podría afirmar que se trata del «abuelo del panda rojo«, indicó el director de la excavación.

«Lo que hemos encontrado en el Cerro de los Batallones es un auténtico eslabón perdido entre los pandas actuales«, afirmó Morales. Los restos quedan en manos del CSIC y serán estudiados y restaurados en colaboración con varias entidades científicas, entre ellas el Museo de Ciencias Naturales.

Foto Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...