Desarrollan un pavimento que limpia el aire de contaminación

Ante las elevadas tasas de contaminación de algunas de sus ciudades, las autoridades alemanas han patrocinado un proyecto para desarrollar un pavimento que es capaz de absorber el óxido de nitrógeno. Dotado de nanopartículas de dióxido de titanio, provoca una reacción química al contacto con la luz solar que transforma aquel compuesto contaminante en nitrato.

Desde hace tiempo, las autoridades alemanas venían mostrando su preocupación por las altas concentraciones de óxido de nitrógeno existentes en el aire de algunas ciudades a causa, principalmente, de las emisiones del tráfico.

En 2009, según el Ministerio Federal del Medio Ambiente, las cantidades de este compuesto tóxico superaban en un cincuenta y cinco por ciento los máximos tolerables en varias de las principales urbes del país. Con objeto de atajar el problema, se pusieron manos a la obra y los resultados no se han hecho esperar.

Foto del Instituto Fraunhofer

Sede del Instituto Fraunhofer, en Schmallenberg

Desarrolladas por la empresa Nüdling Betonelemente y con la supervisión del Instituto Fraunhofer de Biología Molecular y Ecología Aplicada, se han fabricado unas losas para pavimentar las calles que reducen la cantidad de óxido de nitrógeno en el ambiente.

Estas piezas están recubiertas de nanopartículas de dióxido de titanio, un fotocatalizador que, a través de la luz solar, produce una reacción química que convierte en nitratos los óxidos de nitrógeno. Además, ésta es más rápida cuanto mayor sea la exposición de aquel material al Sol.


Para asegurarse de que este sistema no presenta ningún efecto perjudicial, el propio Instituto Fraunhofer ha comprobado el riesgo que pueden plantear los nitratos sobre el medio ambiente y han diseñado un método por el que éstos son absorbidos por el propio material.

Foto de la ciudad de Fulda

Una vista de la ciudad de Fulda, donde se desarrollará el proyecto piloto

Y, una vez realizados todos estos pasos previos, se ha elegido la ciudad de Fulda, situada en el estado de Hesse, aproximadamente en el centro de Alemania, para un proyecto piloto con estas nuevas losas de dióxido de titanio. En concreto, se ubicarán en la calle Petersberg debido a los altos índices de contaminación registrados en ella el pasado año, que se elevaron hasta los cuarenta microgramos de óxido de nitrógeno por metro cúbico.

Según la doctora Monika Herrchen, del citado Instituto Fraunhofer, este mismo proyecto ya fue experimentado en Italia. Pero, como las horas de Sol por día son mucho menores en Alemania que en el país transalpino, se albergaban dudas de que pudiera funcionar óptimamente. De hecho, estos científicos tuvieron que desechar la composición de las utilizadas allí y fabricar las suyas propias con una fórmula ligeramente distinta.

Por otra parte, este pavimento posee un valor añadido: su escasa degradación, que lo hace duradero. Según la citada doctora, «se mantienen estables a largo plazo. Las mediciones realizadas con un plazo de más de catorce meses no indican evolución desde la capacidad inicial de degradación». Además, una vez instaladas, mejoran en muy poco tiempo y de modo significativo la calidad del aire.

Fuente: Amazings Ciencia.
Fotos: Instituto Fraunhofer: Alexeyeva en Flickr | Fulda: Tiloe en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...