¿Qué son los gases de efecto invernadero?

Todos hemos oído hablar de conceptos como ‘cambio climático’, ‘capa de Ozono’ o ‘Gases de efecto invernadero’. Éstos últimos son gases presentes en la atmósfera y que resultan esenciales para la vida en la Tierra, ya que actúan como el plástico que cubre estas instalaciones: conservan el calor enviado por el Sol, manteniendo estable la temperatura del planeta. El problema se presenta cuando se produce un exceso de ellos, debido a que modifican el clima.
Este exceso es causado por la industrialización, que utiliza combustibles fósiles, pero también por otros factores, como la agricultura intensiva y la ganadería, así como por la tala masiva de árboles (éstos absorben CO2 y lo transforman en Oxígeno). Por ello, la comunidad científica propone sustituir estos combustibles por energías renovables, reforestar el planeta y otras medidas encaminadas a evitar el exceso de estos gases.

Todos hemos oído hablar del cambio climático y del peligro que supone para la subsistencia de la vida en el planeta. También nos resultará un concepto conocido el de ‘capa de Ozono’ o el de ‘gases de efecto invernadero’ (frecuentemente aludidos con sus siglas, G.E.I.). Constantemente se habla de ellos en los medios de comunicación. Pero, lo que quizá no tengamos tan claro es qué son exactamente estos gases tan nocivos para la vida.

Generalmente, se identifica a los gases de efecto invernadero con el famoso dióxido de carbono o CO2. Por tanto, lo primero que debe señalarse es que éste no es el único que produce ese efecto. También el vapor de agua, aparentemente inofensivo, el metano o el ozono, entre otros, lo provocan.

Efecto Invernadero

Efecto Invernadero

Por otra parte, aunque resulte sorprendente, estos gases no son nocivos. Al contrario, son esenciales para la vida, ya que, sin su presencia, el planeta sería una superficie helada en la que ésta no podría darse. El problema es su exceso, debido a que éste altera el clima.

Los gases de efecto invernadero –de ahí su nombre- actúan como el plástico que cubre las plantas en un invernadero: evita que se pierda el calor que envía el Sol, manteniendo así estable la temperatura de la Tierra.

Como decíamos, su efecto perjudicial se debe a su exceso. Éste se produce a causa de la contaminación causada por el Hombre a través de diversos cauces. Uno de ellos es la industrialización, que utiliza masivamente combustibles fósiles –petróleo, carbón, gas, etc- en su funcionamiento y posterior transporte de materiales.



Pero, probablemente ésta no sea el causante principal. La deforestación, es decir, la tala masiva de bosques, ha limitado enormemente la capacidad regenerativa de la atmósfera, ya que los árboles absorben CO2 y lo transforman en Oxígeno. Igualmente, la agricultura intensiva y la ganadería también aumentan la presencia de estos gases. En concreto, ésta última produce Óxido nitroso -296 veces más perjudicial que el CO2- y Metano -veintitrés veces peor que aquél-. No obstante, al ser mayor la actividad industrial y de transportes, su contribución al efecto invernadero es más elevada.

Vacas: la ganadería arroja grandes cantidades de Metano a la atmósfera

Vacas: la ganadería arroja grandes cantidades de Metano a la atmósfera

Por todo ello, la mayoría de los científicos expone la necesidad de reducir la emisión de estos gases y, para ello, propone una serie de medidas tales como sustituir, en la medida de lo posible, los combustibles fósiles por energías renovables, aumentar la plantación de árboles o reforestación y aplicar el concepto de eficiencia energética.

Fuente: Portal Planeta Sedna

Imagen: Efecto Invernadero en Wikimedia Commons
Ganado de raza Tudanca en la feria de Ruente, Cantabria por ARNT en Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...