Seguridad en la alimentación

La comida nos proporciona ‘combustible’ para nuestra actividad diaria y también salud. pero debemos tener cuidado con los alimentos que ingerimos, puesto que -si están en mal estado- pueden provocarnos una enfermedad seria. Por ello, proporcionamos una serie de consejos para conservar los alimentos en perfecto estado y evitar así disgustos inesperados.

Los alimentos nos proporcionan el ‘combustible’ necesario para mantener nuestra actividad y fortalecer la salud. Pero ingerir alimentos en mal estado puede provocarnos una intoxicación que, según su gravedad, puede tener incluso funestas consecuencias.

La carne picada se estropea con rapidez

La carne picada se estropea con rapidez

Para prevenirlo, debemos vigilar lo que compramos y mantener los productos que vamos a ingerir en perfecto estado de conservación e higiene.Hay algunas pautas que es imprescindible tener en cuenta a la hora de cuidar nuestra salud.

Los supermercados, en ocasiones, llevados por su afán de dar salida a los productos que tienen en stock, mantienen a la venta algunos de ellos hasta fechas muy próximas a su caducidad. Debemos evitar comprar productos que caduquen el mismo día, sobre todo si son de difícil conservación y presentan mayor facilidad a estropearse.

En este sentido, es también muy importante no comprar nunca latas que estén hinchadas, frascos agrietados o envases con tapas sueltas.

Una vez comprado el producto, debemos continuar vigilando su conservación. Es importante que el congelador y la nevera estén a la temperatura adecuada para conservar los alimentos. Ni muy fríos ni calientes. Asímismo, los productos perecederos que no vayamos a consumir pronto deben congelarse de modo inmediato, para preservarlos de posibles contaminaciones.

Lógicamente, la higiene es también muy recomendable. Lavarse las manos antes de ponerse a cocinar, mantener la cocina y los utensilios limpios y lavar bien los productos nos evitará más de un problema, sobre todo si se trata de alimentos que proceden de la tierra.

Las carnes y pescados crudos o poco hechos pueden, igualmente, ir acompañados de bacterias. Por ello, es recomendable cocinarlos bien. Todos recordamos el problema del anisakis.

El pescado debe ser bien limpiado antes de consumirlo

El pescado debe ser bien limpiado antes de consumirlo

Por último, en caso de duda acerca de un producto, si nos parece que tiene mal aspecto o huele raro, debemos tirarlo inmediatamente. Es mejor perder el dinero que nos ha costado que perjudicar nuestra salud.

Si, a pesar de estas recomendaciones, sospechamos que hemos contraído una intoxicación, debemos dirigirnos inmediatamente a un centro de salud, con más razón aún si pertenecemos a algún grupo de riesgo –personas mayores, enfermos crónicos, niños, etc-, para que los médicos puedan atajar el problema lo más pronto posible. También es conveniente conservar el producto que creemos que nos ha provocado el problema, pues  ello siempre facilita la labor de aquellos.

En este sentido, señalaremos que algunos síntomas característicos de la intoxicación alimentaria son: malestar estomacal, náuseas y vómitos, cólicos abdominales, diarrea, fiebre y deshidratación, entre otros.

Fotos: Carne picada: Rainer Zenz en Wikipedia | Pescado: Niki K en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...