¿Por qué es sano consumir zanahorias?

En verano, nada mejor que un fresco batido de zanahorias

zanahorias Siempre se ha dicho que las zanahorias son muy buenas para la vista, dejando de lado otras muchas propiedades de esta hortaliza tan beneficiosa para el organismo humano que, además, es bastante económica y apenas contiene 30 calorías por cada 100 gramos. El motivo por el cual se asocia el consumo de zanahorias con la vista es por su alto contenido en betacaroteno, precursor de la vitamina A. Una deficiencia de esta vitamina provoca problemas visuales, pudiendo desencadenar en ceguera. De ahí la importancia de mantener una dieta rica y variada. Asimismo, esta hortaliza también aporta al organismo vitaminas C, B1, B2, B6, ácido fólico; potasio, calcio, fósforo, yodo, cero colesterol, fibra… Gracias a todo ello, se la recomienda como ayuda en los desórdenes digestivos, para combatir el cabello débil, para disminuir la acidez, para los pacientes con anemia y para paliar los efectos del reuma, entre otros muchos beneficios.


Con respecto a su manera de prepararla, es sana tanto cruda como cocinada. Si bien es por todos sabido que los alimentos crudos mantienen mucho mejor sus propiedades, existen múltiples recetar para cocinarla. En verano, y para todos aquellos que necesiten una dosis extra de vitaminas, nada mejor que un batido de zanahorias y naranja- las zanahorias también ayudan a broncearse más rápidamente, por lo que muchos aumentan su consumo en verano. Se trata de un batido facilísimo de preparar, para el que se precisan pocos ingredientes. Basta con dos zanahorias hervidas y batidas, a las que se les añade medio vaso de zumo de naranja natural, una cucharada sopera de miel, otra de aceite de oliva y una de vinagre de vino. Todo ello se mezcla bien y se deja enfriar, dando lugar a un batido refrescante y más que saludable. Para los tiempos de bajas temperaturas y en los que apetece más un plato caliente, lo más recomendable es una crema de zanahorias, igualmente fácil de preparar. Se pelan y cortan las zanahorias, colocándolas en una olla que llenaremos de agua hasta la altura en donde hayan quedado las verduras. Se dejan hervir añadiendo, para dar más sabor, una pastilla de caldo, y un par de porciones de quesitos. También se puede poner un poco de mantequilla, pero depende de lo ligera que se desee la crema. Una vez las zanahorias estén blandas, se machan con la batidora y listo para consumir. Un plato muy ligero a la par que sabroso.

Foto / ablasco

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...