¿Cómo saber si un huevo está bueno?

Te explicamos qué tienes que hacer para saber si un huevo que tienes en la nevera está en buen o mal estado.

¿Quieres saber qué es el terror? El terror es abrir la nevera y dudar por si un huevo está bueno o malo. Estar con ganas de comerte un huevo frito y no saber si el huevo que tienes en la nevera es comestible… es algo que nos ha pasado a todos en alguna ocasión. El problema es que, a primera vista, un huevo es un organismo infranqueable difícil de examinar. ¿Cómo saber si un huevo está bueno o si deberíamos tirarlo a la basura de inmediato? ¿Cómo asegurarnos de no sufrir salmonelosis o algún otro problema derivado de comernos un huevo en mal estado?

En las próximas líneas, te explicamos varios métodos que puedes aplicar en el caso de tener dudas con un huevo. Y recuerda que, para evitar estos problemas, siempre es mejor comprar huevos que tengan la fecha de caducidad marcada y luego conservarlos de forma adecuada.

Pon el huevo sumergido en agua

Llena un recipiente con suficiente agua y espacio para que el huevo se pueda sumergir. Si el huevo está en mal estado, se quedará flotando. Eso te confirmará de manera inmediata que no lo debes comer por ninguno de los motivos. Tíralo a la basura inmediatamente. Si el estado del huevo podría ser mejor, pero todavía es comestible, lo que hará será hundirse a una velocidad bastante lenta.

Eso significa que te lo tienes que comer pronto para no exponerte a ningún tipo de riesgo. Por su lado, lo mejor que puede pasar es que el huevo se hunda rápidamente. Eso implicará que se encuentra en el mejor estado y que no tendrás que preocuparte incluso si esperas algunos días dentro de la medida de lo normal.

Mueve el huevo

El interior del huevo puede decirte mucho de cuál es su estado, pero, claro está, no puedes abrirlo. Lo que puedes hacer es acercarte el huevo a la oreja y moverlo con una de tus manos. ¿Qué escuchas? Si se oye mucho líquido moviéndose como si estuviera chapoteando el interior del huevo, es un indicativo de que no deberías comerlo, porque ya se encuentra en mal estado.

Cocer el huevo

No, cociendo el huevo no evitas que si está malo te vaya a dar problemas. Pero lo que puedes hacer es comprobar si el huevo está bueno o malo después de cocerlo. En el momento en el que ya lo hayas cocido, pélalo y corta el huevo por la mitad. Tendrás que fijarte en la yema. Si el huevo está en mal estado, la yema tiene una cámara de aire de gran tamaño y, además, se encuentra cerca de la cáscara. En el caso contrario, si la cámara de aire es de un tamaño reducido y no ves nada raro en la yema, estando centrada, sobre todo, sí será comestible.

El olor

Normalmente este sistema de detección solo es válido para aquellos huevos que ya están muy caducados. Es decir, no es para ese huevo que lleva en la nevera unos días de más y que te está poniendo en duda. No obstante, no por ello conviene menos hablar de la detección por el olor. Huele el huevo para ver si tiene un olor distintivo similar al del azufre. Eso te estará dejando claro que hay algo que falla en el huevo y que no debes comerlo.

En cualquier caso, no te fíes únicamente por la pista del olor, porque hay huevos que están caducadísimos y que no huelen mal. Mucho cuidado con las confianzas porque la salmonelosis no es algo con lo que se recomiende jugar.

¿Qué puede pasar si comes un huevo en mal estado?

Te expones seriamente a sufrir una infección de salmonelosis. Debido a la salmonela puedes llegar a sufrir dolores y molestias, calambres en la zona del abdomen, fiebre, escalofríos, diarrea y vómitos. La recuperación no será inmediata, sino que podrías llegar a pasar incluso una semana sufriendo estos efectos secundarios de la infección por salmonela.

¿Cuánto tiempo tarda en caducar un huevo?

Si antes hablábamos de las fechas de caducidad en los huevos es porque es algo importante. Aunque hay quienes se confían, lo cierto es que tampoco hay tanto margen de tiempo en el cual se puedan consumir los huevos. Desde el momento en el que la gallina los ha puesto, tienen que pasar como máximo 28 días para que nos los comamos. Y eso es desde la puesta del huevo, no desde el momento en el que lo hemos comprado.

Cuando ha pasado ese primer mes, el huevo empieza a perder cualquier tipo de valor nutritivo y a convertirse en un alimento no comestible. Aun tendrán que pasar algunos días para comenzar a ser arriesgado comérselo. Por ello, siempre es mejor comerse los huevos pronto y no dejarlos semanas en la nevera.

Recordemos que comer entre tres y cinco huevos a la semana es saludable y recomendable para beneficiarnos de todas sus propiedades, como el hierro que contienen, las proteínas y sus vitaminas A y B.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...