¿Cómo pelar cebolla sin llorar?

Pelar cebolla es sinónimo de lágrimas. En este post os contamos cómo evitarlas para disfrutar con toda plenitud de este vegetal cuyas propiedades nutricionales y sabor son excepcionales.

cortar cebolla

La cebolla forma parte de nuestra vida cotidiana y de nuestra alimentación. Cruda, frita, hervida o asada; la encontramos en ensaladas, sopas y hasta en la tortilla de patatas. Las hay de muchos tipos, y con ella se elaboran compotas y mermeladas, se la carameliza o se la pone en salmuera, pero este vegetal siempre se muestra agradecido con su intenso sabor y su particular textura. Pablo Neruda le dedicó una oda, e incluso algunas civilizaciones han llegado a otorgarle cualidades mágicas. Y no es de extrañar, pues sus propiedades nutricionales y efectos sobre la salud son altamente beneficiosos. Sin embargo, este vegetal plantea un pequeño problema: se nos saltan las lágrimas cuando la troceamos. Uno de los motivos es que la cebolla posee un elevado contenido de aceites esenciales sulfurados, extremadamente picantes y volátiles, aunque existe una explicación científica más amplia.

Algunos trucos para evitar las lágrimas:

  • Cubrirse los ojos con gafas de buceo: podemos asustar a quien entre en la cocina y nos vea con tal atuendo, pero es uno de los más recomendables. De hecho, existen gafas específicas para pelar cebolla cuyo precio ronda los 20 euros y que se pueden adquirir en la web  Clubcocina.net.
  • Mascar chicle mientras la pelamos.
  • Hacerlo bajo el extractor encendido: se trata de evitar el ácido que libera y que es el responsable de nuestros lloros.
  • Picarla en un lugar de la cocina donde haya corriente de aire.
  • Meterla en la nevera medio día antes de usarla
  • Introducirla en el congelador unos minutos previos: es una alternativa al anterior.
  • Lavar la cebolla con agua abundante: así eliminamos la fina película y ese punto sulfurado que la recubren.
  • La elección de la tabla es fundamental:  los aceites y las sustancias que libera están toquen nuestro cuerpo de forma más directa.
  • Si no la vamos a consumir cruda, hervirla unos pocos minutos antes de pelarla.
  • Cortarla debajo del grifo: esta opción, sin embargo, no es demasiado ahorrativa ni ecológica. También se puede optar por ir lavándola a medida que se va troceando o hacerlo dentro de un recipiente lleno de agua, cuestión que resulta bastante incómoda.
  • Que el cuchillo esté afilado: de esta forma el corte es más limpio y rápido y se nota una mejora considerable.
  • Utilizar un cuchillo mojado con vinagre y agua fría: de las más efectivas.
  • Mantener una distancia adecuada: cuanto más nos aproximemos, más lloraremos.
  • Comprarla congelada: como último recurso no es una mala solución, ahora bien, el sabor no es el mismo y conviene utilizarla para guisos en los que su sabor quede, en cierta medida, enmascarado.

Gracias a esta amplia variedad de opciones que nos evitan las tan molestas lágrimas podremos disfrutar de este alimento, cuyas ventajas para la salud no son escasas. La cebolla es una fuente importante de magnesio, fósforo y potasio; y también un regulador del organismo excelente gracias a las fibras y vitaminas que aporta. Además es antioxidante, vasodilatadora, refuerza el sistema inmunitario y aporta muy pocas calorías, lo que la hace ideal para la elaboración de ciertas dietas médicas.

Información nutricional por cada 100 gramos:

  •  Agua: 88,6 g
  • Energía: 38 Kcal
  • Proteínas: 1,18 g
  • Hidratos de carbono: 4,92 g
  • Fibra total: 1,81 g
  • Potasio: 157 mg
  • Magnesio: 10 mg
  • Vitamina B6: 0,0116 mg
  • Vitamina C  : 6,4 mg
  • Folatos: 19 ug

Vistos sus beneficios no es de extrañar que en nuestra gastronomía tengamos platos tan exquisitos como el bacalao encebollado, la tortilla de patatas con cebolla, la sopa de cebolla, o que la encontremos en comidas tan cotidianas como las lentejas; que además de ser platos de un exquisito gusto, nos aportan una cantidad de vitaminas y nutrientes de una alta calidad.

Cebolla
luminosa redoma,
pétalo a pétalo
se formó tu hermosura,
escamas de cristal te acrecentaron
y en el secreto de la tierra oscura
se redondeó tu vientre de rocío.

Fuente/ naturalmedicina.net
Foto/ uberculture

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...