¿Cómo hacer roscos de vino?

Los roscos de vino son uno de los mejores dulces, no solo en Navidad, sino también en cualquier momento del año.

Saber hacer roscos de vino te puede convertir en la estrella de la casa. Son un dulce ideal en cualquier momento del año, pero que, sobre todo, triunfan en Navidad. Estamos habituados a comprar roscos de vino en las tiendas, pero prepararlos en casa es otro nivel de placer. Por ello, vamos a compartir contigo una receta muy sencilla que te ayudará a que los puedas hacer cómodamente y que seguro que provocará que tofa la familia vaya detrás de ti para que hagas más y más remesas.

Ingredientes necesarios para los roscos de vino

Este es un dulce que se come rápido, pero que tiene unas exigencias de ingredientes bastante considerables. Toma nota de todo lo que necesitas:

  • 300 gramos de harina
  • 40 gramos de semillas de sésamo que ya estén tostadas
  • 80 gramos de azúcar glass
  • Granos de anís (una cucharadita pequeña)
  • 130 ml de vino dulce
  • 110 gramos de manteca de cerdo o aceite de oliva
  • Ralladura de una naranja

Preparación de los roscos de vino paso a paso

Si es tu primera vez haciendo un dulce como este o no tienes mucha práctica con repostería, es posible que la receta se te atragante un poco. Pero si le pones ganas, seguro que vas a conseguir que te salga genial y que tengas un dulce fantástico del que disfrutar con el café. Toma nota de las distintas partes que tiene la receta para que las puedas replicar una por una.

Paso 1. tuesta la harina

Hay dos formas en las que puedes hacerlo. A nosotros nos gusta más hacerlo en el horno. Para ello, lo que tienes que hacer es poner la harina durante un periodo de 30 minutos a una temperatura de 100 ºC. Pero, eso sí, cada 10 minutos tendrás que abrir el horno y remover la harina para que se siga tostando de manera uniforme. Si prefieres hacer este proceso en la sartén, tendrá que ser una de gran tamaño, muy ancha, y luego deberás estar removiendo de forma constante mientras se va cocinando. Al tostar la harina, lo que estarás haciendo será eliminar la humedad que tenga.

Saca la harina de la sartén y ponla en un recipiente con el objetivo de dejarla enfriar. Luego procede a tamizarla hasta que el cuerpo de la harina no tenga ningún tipo de grumo. Tras eso, ya la puedes poner en el bol que usarás para unificar todos los ingredientes de la receta.

Paso 2. mezcla ingredientes

La buena noticia es que la mayoría de los ingredientes se ponen “tal cual”, sin preparación previa. En el mismo cuenco donde tienes la harina ya tostada y tamizada, tienes que poner el sésamo, el anís. La ralladura de la naranja y el azúcar glass. Mezcla todo bien. Ahora tienes que poner el aceite de oliva o la manteca. En ambos casos va a tener un resultado similar, pero lo más probable es que la preparación de la masa te resulte más llevadera con el aceite. Si le pones la manteca, esta se debe encontrar en temperatura ambiente, ni fría ni caliente. Después de haber añadido el aceite y comenzado con la mezcla, pon también el vino dulce.

Paso 3. haciendo la masa

Usa tus manos para amasar y haz una bola con toda la mezcla de ingredientes. Lo que debes tener en tus manos es una bola de masa que tenga cierta consistencia y dureza. Lo peor que puede pasar es que la masa esté demasiado blandurria. En ese caso, tendrías que meter el bol con la masa en la nevera y esperar un par de minutos para que coja solidez.

El proceso de estirado de la masa es mejor que lo hagas con un rodillo. Pon la masa encima de papel de horno para que no se pegue, y luego pasa el rodillo con suavidad, pero energía, hasta que la bola haya quedado en un espesor de 1 cm.

Paso 4. prepara los roscos

Ahora que ya tienes la masa lista, lo que debes hacer es usar un cortapastas que tenga forma redonda para hacer los cortes de los roscos. Te quedarán sin agujero en el centro, así que necesitarás un modelo alternativo de cortapastas redondo que sea más pequeño. Eso te permitirá hacer el agujero sin ningún inconveniente. Los centros que estás desechando no los tires, sino que tienes que ponerlos de nuevo en la zona de amasado para unirlos y que puedas tener masa de sobras para hacer más roscos. La repetición de este proceso permitirá que aumentes la cantidad que harás de estos dulces.

Paso 5. cocina los roscos

Los roscos ya están casi listos. Has hecho la forma y los has colocado encima de papel de horno tal y como siempre hacemos al trabajar en esta herramienta. Lo único que tienes que hacer es precalentar el horno a una temperatura de 180 ºC. Después mete los roscos y deja que estén horneándose durante un periodo de un mínimo de 10 minutos y un máximo de 15. Puedes ir viendo cómo avanza el proceso de horneado, por lo que también dependerá de lo tostados que te gusten los roscos o si los prefieres un poco más blanditos.

Tras sacar la hornada de roscos de vino del horno, tienes que echar el azúcar glass por encima. Esto siempre lo debes hacer mientras el rosco está a una temperatura templada. Una vez tenga el azúcar, sí podrás dejar que se enfríen.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...