¿Cómo hacer churros en casa?

Si quieres comer churrods y no te apetece gastar o ir a la churrería, hay alternativas para que los hagas en casa.

Los churros son parte de la gastronomía española más dulce. Nos encantan en cualquier momento del año y sabemos que, despertar por la mañana, con unos churros y chocolate caliente, es un auténtico placer. Por ello, nunca está de más que sepamos cómo hacer churros en casa. Lo que te vamos a ir diciendo por adelantado, es que no es tan complicado como puedas creer. En realidad, es tan fácil que acabarás cogiéndole el gusto y no volverás a comprarlos en una churrería. Eso sí, ¡Ojo!, porque llegan a causar tanta adicción que seguro que acabas recurriendo a ellos a menudo. ¡Cuidado con la dieta!

¿Qué ingredientes necesitas para hacer churros en casa?

Los churros se preparan con una receta sencilla que no tiene ningún tipo de misterio. Como vas a poder ver, los ingredientes necesarios son simples, baratos y se pueden comprar sin problemas en cualquier tienda de alimentación. Toma nota de las cantidades y duplícalas en el caso de que quieras preparar una mayor cantidad de churros dependiendo de las personas que vayan a comérselos.

  • 250 ml de agua
  • 250 gr de harina de trigo
  • Sal (solo una cucharadita)
  • Azúcar
  • Aceite de girasol o de oliva, pero siempre y cuando sea suave

Receta para hacer churros paso a paso

No es un proceso complicado, pero si no tienes mucha práctica haciendo este tipo de postres en la sartén y, sobre todo, trabajando con aceite muy caliente, te recomendamos poner mucha atención en todo el proceso de cocinado.

Paso 1. Calienta el agua con la sal

Tienes que hacerlo en una olla que tenga espacio de sobra para que puedas poner toda la cantidad de agua que te hemos indicado en la lista de ingredientes. Lo que buscas para el agua y la sal es que entre en estado de ebullición. Justo cuando empiece a hervir, quita la olla del fuego y mete dentro la harina que tenías preparada para la receta.

Paso 2. Trabaja la masa

Tienes que usar una cuchara de madera para mezclar la harina dentro de la olla. Hay que mezclar con fuerza, puesto que la textura de la harina no te lo va a poner fácil. El momento en el que tendrás que parar de mezclar será cuando las paredes de la olla ya no tengan restos de harina pegados. Ese será el momento en el que se habrá integrado toda la masa y podrás continuar con la receta. Ahora espera entre 5 y 10 minutos a que la masa repose y puedas trabajar más fácilmente.

Paso 3. Mete la masa en una manga pastelera

Lo ideal es una churrera, pero no todo el mundo tiene acceso a una. Y es posible que no quieras comprar una churrera si no tienes claro que vayas a utilizarla de forma habitual. Por ello, también puedes usar una manga pastelera y obtendrás los mismos resultados. Eso sí, intenta que la boquilla de la manga pastelera sea en forma de estrella.

Ahora introduce la masa ya sea en la churrera como en la manga pastelera. Luego sácala por el extremo de la herramienta y corta los churros en la medida deseada. En España los churros no son excesivamente grandes, pero si quieres hacerlos muy largos, no hay ningún problema. Piensa simplemente en el tamaño que tiene tu sartén, para que así no tengas problemas. En el extranjero han convertido los churros españoles en churros muchísimo más largos y totalmente rectos. Quizá te apetezca probar esa variación de la presentación.

Paso 4. Fríe los churros

La sartén tiene que tener una gran cantidad de aceite y encontrarse a fuego medio. Pon los churros uno por uno e intenta que la masa no se pegue entre unos y otros. Deja que el churro se fría hasta que se haya dorado. Hay personas a las que les gustan los churros muy tostaditos, mientras que otras los prefieren lo más claros posible. Es conveniente que te ajustes a las preferencias de los miembros de tu familia o que hagas una cantidad 50-50 para saber que les complacerás a todos. Cuando el churro ya esté frito y con el color adecuado, sácalo de la sartén y ponlo sobre papel de cocina para que absorba la mayor cantidad posible del aceite que se haya quedado en el dulce.

Paso 5. Azúcar y chocolate

Una vez ya has acabado de cocinar los churros, será el momento de servirlos. Cuanto antes se los coma tu familia, más crujientes y deliciosos estarán. Para finalizarlos, solo tienes que espolvorear azúcar por encima de ellos. Una de las ideas que tienen mucha popularidad en el extranjero es el uso de azúcar combinada con canela. En realidad, la adaptación extranjera del churro español depende de la canela para darle el sabor al que están acostumbradas las personas fuera de España. Si nunca lo has probado puede ser una buena manera de experimentar algo nuevo. Pero, por supuesto, el final de la receta es combinar los churros con una buena taza de chocolate caliente. ¡Delicioso!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...