¿Cómo empezar un jamón?

Te enseñamos cómo empezar un jamón para que puedas aprovechar la pata de la manera más conveniente.

¿Quieres saber cómo empezar un jamón? Como cada año, va a ser el regalo de las Navidades. Una pata de jamón siempre se recibe con los brazos abiertos. Es el regalo perfecto para un padre, para un cabeza de familia que disfruta de los cortes de jamón saludables y frescos. Por eso hay que saber cómo empezar una paletilla, entender cuál es el mejor modo de para hacer los cortes y disfrutar de este alimento tan delicioso.

¿Cómo cortar la pata de jamón?

El jamón ya está en el jamonero y luce de forma perfecta. Tiene un aspecto llamativo, brillante, dando la sensación de que estuviera llamándote para que hagas unos cortes y lo disfrutes en finas lonchas o en tacos, como prefieras. ¿Pero cómo empezar? ¿Qué hay que hacer para que ese estreno del jamón se realice con un buen resultado y que la pata pueda disfrutar de la mejor durabilidad? Porque está claro que no es algo sencillo, sino que hay que tomárselo con mucho cuidado.

Para comenzar tienes que ir a por la parte de la babilla o, dicho de otro modo, la zona inferior de la pata. El motivo de comenzar por esta zona es porque se encuentra en su máximo nivel de curación, lo que implica que tienes que comértela primero si quieres sacar el máximo jugo de la pata. Si empezaras por otra parte y dejaras de lado la babilla, al final lo que ocurriría sería que acabaría perdiendo su calidad, aroma, ternura y sabor. Para hacerlo, pon la pezuña hacia abajo, lo que hará que la babilla quede más accesible por la parte de arriba.

Esto te ayudará a que los cortes sean sencillos y que, con rapidez, puedas estrenar el jamón para ganar confianza mientras disfrutas de él. Asegúrate de colocar la pata de jamón fija y en una buena posición en el jamonero para que no se mueva y mantenga la estabilidad. Nunca le pierdas el respeto al jamón, puesto que el corte es complicado y se trata de algo que tendrás que ir perfeccionando poco a poco.

Comienza haciendo un corte inicial que sea perpendicular al hueso que tiene la pata de jamón. Haz el corte intentando ajustarlo a la altura que tiene la protuberancia que tiene el hueso por debajo. A esta parte se la conoce como corvejón, y es muy identificativa.

Sácale todo el jugo al corte

Para ello, fíjate bien en cómo tu primer corte implicará que retirarás la capa exterior que tiene la corteza con la grasa. Esta es una parte que actúa como protección de la babilla que vas a comenzar cortando. El corte que hagas, tanto este como los posteriores, tiene que ser siempre de la misma manera. Comienza en el hueso y dirige el cuchillo hasta la zona de la punta.

Tras retirar la capa de grasa que protegía a la babilla tienes que cortar los laterales de la pata. Una vez más, te encontrarás con la grasa de color amarillo que sirve como piel. Al ir cortando la grasa no tardarás demasiado en encontrarte con la primera carne del jamón. Intenta no profundizar más allá de lo que vayas a cortar tanto en diámetro como en extensión. Después de los cortes, tendrás que usar la capa de grasa que hayas cortado para ponerla encima de la zona y que así ayude a su conservación.

Los cortes que hagas tienen que ser con un cuchillo jamonero. Recuerda que siempre están muy afilados, por lo que existe un riesgo en su uso que debes tener en cuenta. No cortes en la dirección de la caña, sino en la opuesta. Además, hazlo con cortes horizontales. Nunca claves la punta del cuchillo en el jamón e intenta hacer un movimiento de zigzag que sea dinámico. Si ves vídeos de cortes de jamón por parte de profesionales podrás entender con sencillez cómo hay que hacerlo.

Las lonchas tienen que ser finas, pero no te obsesiones en conseguir un corte transparente, porque es algo que requiere habilidad y experiencia. Tras hacer un corte, parte del lugar donde hayas terminado como punto de inicio de la siguiente loncha. Eso te permitirá hacer un trabajo de corte más uniforme y que así la pata siempre esté equilibrada.

También debes recordar que es preferible que intentes no cortar de forma excesiva en la punta del jamón. Eso podría aumentar los riesgos, mientras que se trata de una zona que resulta ideal para el momento en el cual necesitas tacos de jamón. Estos tacos te vendrán perfectos para hacer todo tipo de recetas, como guisantes con jamón que tendrán un sabor fabuloso debido a la calidad del jamón que les vas a poner.

Como decíamos antes, nunca le quites importancia al corte de jamón, no dejes el cuchillo jamonero al alcance de los niños y tampoco dejes que nadie corte si no tiene experiencia previa y sabe lo que está haciendo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...