¿Qué ocurre con los fantasmas del coronavirus?

Desde todos los rincones del mundo llegan historias de fallecidos debido a la COVID-19 que se han aparecido ante sus seres queridos.

La pandemia ha sido terrible. La sociedad tardará en recuperarse de un suceso como este en el que han fallecido casi 4 millones de personas. El dolor de las familias y de los amigos que han perdido a alguien es enorme. El no poder despedirse de una manera adecuada, también fue dramático. Todos hemos perdido a alguien o conocemos a alguien que lo ha hecho. El drama nos ha llegado a todos, sin importar clase social, raza ni lugar en el que vivimos. Y como ha ocurrido en otros sucesos tan terribles ocurridos en el mundo entero, se están registrando muchos testimonios de sucesos paranormales relacionados con la pandemia.

Se puede creer o no creer, pero estas historias, recogidas en foros, redes sociales y webs, nos permiten abrir una ventana de esperanza hacia otro lugar. Porque no haber podido despedirnos de nuestros seres queridos fallecidos es muy dramático, pero saber que quizá no estén tan lejos, es algo que, al menos, nos reconforta.

En un reportaje de la CNN leemos la historia de un hombre que perdió a su esposa, con la que se casó hace 10 años y con la cual tenía una de esas relaciones tan especiales. Menciona que después del fallecimiento de su mujer, en el recorrido que realiza todos los días yendo a casa, ve unas luces de tráfico que de forma misteriosa iluminan de color violeta, el favorito de su mujer.

El hombre ha hablado con el ayuntamiento y le dijeron que no sabían a qué se debía el malfuncionamiento de las luces, pero que estaban en trámites para arreglarlo. Él espera que no lo hagan. Aunque tiene curiosidad por saber si, si las arreglan, volverán a ponerse violetas. ¿Es su esposa? ¿Le está diciendo que se encuentra bien tal y como él le dice que está bien cada vez que, a diario, llega a casa del trabajo?

Hay otras historias. Una mujer habla de cómo la mañana en la que falleció su madre por coronavirus, sintió una mano muy fría en su espalda que la estaba tocando el hombro. Cuando se giró para ver qué era lo que estaba pasando, vio que su madre se encontraba sentada a su lado. Su madre estaba mirando hacia adelante, con la mirada perdida y sin expresión. Además, había otra particularidad de esa aparición: su imagen era la de hace 20 años. El tacto en su piel lo notó muy frío. Pero no fue la última vez que sintió a su madre.

Otro día, mientras preparaba la sopa preferida de su madre, ella y su marido olieron dentro de casa durante 5 minutos, la combinación de perfume y spray del pelo de la fallecida. No encontraron ninguna explicación, pero aceptaron la señal.

También se habla de otras muchas apariciones, de presencias inesperadas, tanto en las cercanías del fallecimiento como tiempo después. Por lo general, el sentimiento que tienen estas personas, familiares de los fallecidos principalmente, es de alivio. Son varias las personas que coinciden en cómo realmente no les importa que otras personas les crean o no, porque ellas saben lo que han visto y lo que han sentido. Y eso es todo a lo que le dan importancia. Se aprecia un sentimiento de tranquilidad, de relajación, de estar tranquilos por saber que hay algo más y que sienten que sus personas queridas han aparecido ante ellos con la intención de ayudar a que tuvieran ese cierre que no pudieron tener debido a las limitaciones del coronavirus.

En otros casos, se entienden estas apariciones como avisos dirigidos a relajar a quienes se han quedado en el mundo de los vivos. Se les hace entender que, cuando llegue su momento, tendrán a personas queridas que las acompañarán y que estarán esperándolas para ayudarles en su siguiente paso en la existencia. El amor que sienten esos familiares fallecidos los ha llevado a aparecerse y a tener ese gesto con los vivos para que se puedan relajar y continuar con su vida de la mejor manera posible.

Las apariciones que se están produciendo en el entorno del coronavirus son, principalmente, de este tipo, de búsqueda de calidez y de transmitir paz y serenidad. Es distinto a otro tipo de apariciones fantasmales que se han registrado en otros casos en los que los fantasmas, por ejemplo, no tenían el mismo tipo de intenciones. Por ejemplo, hay un caso muy famoso de un militar que, cuando volvió de la guerra de Vietnam, comenzó a sufrir las apariciones de uno de los enemigos a los que había eliminado.

Se le apareció una gran cantidad de veces, tantas que comenzaba a enloquecer debido a estos incidentes. Nadie le creía y le hablaban sobre cómo estaba sufriendo episodios de estrés postraumático, a lo que el insistía en que no era verdad. Al final, decidió intentar otros métodos para superar el problema y acudió a una sesión de exorcismo en una iglesia conocida donde un especialista de la iglesia le ayudó. A posteriori, contó que la experiencia había sido intensa y terriblemente emocional, ya que con el exorcismo no solo apareció el espíritu de ese soldado al que había matado, sino también otras de sus víctimas en la guerra e incluso sus compañeros de pelotón fallecidos en el campo de combate.

No solo eso, sino que la sesión también produjo la aparición de los espíritus de sus abuelos, quienes le miraron y le sonrieron de una forma en la que se notaba que le estaban dando su aprobación por la decisión que había tomado respecto al problema que tenía.

Las historias son múltiples y, en el marco de la COVID-19, se están replicando por el mundo entero. Si buscáis en las redes sociales con el uso de hashtags sensibles y relacionados, miráis foros y webs de comentarios, veréis que hay muchas personas que se han encontrado ante una de estas situaciones. Los expertos en el más allá dicen que, como cuando se ha producido una catástrofe natural y han fallecido multitud de personas o, cuando ha habido un conflicto bélico, la actividad espiritual es mucho más intensa.

El motivo de ello se encuentra en la gran cantidad de personas que han fallecido en un periodo de tiempo cercano por causas que se salen de lo normal o de lo que está más o menos previsto en el orden correcto de la naturaleza. Además, estas almas y espíritus que, de una u otra manera, no han terminado de ir al más allá o lo han hecho después de aparecerse ante sus seres queridos, se han ido con pena, con la tristeza de no haber podido tener una despedida digna de las personas a las que aman.

Se dice que ninguno de ellos tendrá problemas para avanzar y dar el salto al siguiente paso de la vida, porque todos saben que, antes o después, se reencontrarán con esas personas a las que quieren. Pero si han decidido aparecerse antes de avanzar, ha sido porque han querido dejar un gesto significativo y de cariño a las personas que se han quedado en la Tierra y que las echan de menos. Quieren hacerles saber que tampoco se tienen que preocupar y que llegará un momento en el que todos, toda la familia y los seres queridos, estarán juntos de nuevo. A todos los que han fallecido, estén donde estén, descansen en paz.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...