¿Qué motivo llevó a la extinción de los lobos huargos?

Los lobos gigantes, como los lobos de la serie Juego de Tronos, existieron en el pasado, pero se extinguieron. ¿Qué ocurrió?

Seguro que los lobos huargos os suenan por la serie de televisión y los libros de Juego de Tronos. También se les llama lobos terribles, lobos gigantes o con su nombre técnico: canis dirus. Existieron hasta hace alrededor de 4000 años, momento en el cual se terminaron de extinguir de una forma definitiva. Para aquel entonces las cantidades de lobos huargos ya eran muy reducidas en comparación a las que habían existido con anterioridad.

Si echamos la mirada más atrás podremos ver que los cálculos que han realizado los expertos indican que la caída en desgracia de esta especie de lobo comenzó hace 10.000 años. Hubo un periodo de 6.000 años en los que los lobos trataron de sobrevivir, pero hubo ciertos factores que se lo impidieron.

Y no fue precisamente que no pudieran defenderse de otros tipos de lobo, ya que estos eran muy robustos, mucho más que los demás animales de esta clase. Su tamaño también era elevado, aunque no tan distinto al de los demás lobos. Lo que sí tenían era una mandíbula muy poderosa, capaz de dejar huesos triturados con facilidad, así como patas cortas y unos dientes de gran grosor. Pero ¿Cuál fue entonces el motivo de su extinción? Un nuevo estudio arroja luz sobre el misterio.

Hasta ahora se pensaba que los motivos por los que este lobo gigante se había extendido estaban relacionados con la reducción de comida disponible (debido a la desaparición de otras especies de las que se alimentaban), la presencia de los humanos en América y por efectos del cambio climático. Todas estas razones eran de peso y encajaban con lógica en la explicación que necesitaría la extinción de un tipo de animal como este. Pero el estudio que se ha realizado desde la Universidad de Adelaide ha ido más allá para descubrir el motivo principal de la desaparición de estos lobos.

La razón se encuentra en la incapacidad que este tipo de lobo tenía para reproducirse con lobos grises, la especie que sí llegó a sobrevivir y que continúa existiendo en nuestros días. Por lo que parece, la rama evolutiva del lobo gigante se había alejado mucho de la de los otros tipos de lobo, lo que hacía imposible que pudieran formar grupos y reproducirse.

La mejor forma que tienen de explicar desde el estudio esta diferencia es comparando la existencia de estos lobos con la del ser humano. Si bien los humanos podían reproducirse con los neandertales, es cierto que los humanos nunca hemos podido reproducirnos con los chimpancés. Ese mismo tipo de relación, de «primos lejanos», tal y como se define en el estudio, es la que existía entre los lobos gigantes y los lobos grises. A diferencia de eso, los lobos grises compartían naturaleza y evolución con otros tipos de lobo de la época, lo que derivó en que su supervivencia fuera mucho más sencilla.

En la época, los lobos grises, los perros, coyotes, lobos africanos y chacales, tenían la oportunidad de hacer camadas cruzadas entre sí. A diferencia de esto, los lobos gigantes estaban totalmente solos. Por números era solo cuestión de tiempo que terminaran desapareciendo. Además, se menciona en el estudio que cada vez quedan más claras las diferencias entre estos dos grupos de lobo, sobre todo al ver cómo los lobos gigantes tenían más en común en su naturaleza con especies de lobo de 6 millones de años atrás que con los otros lobos.

De todas formas, hay muchos misterios sin resolver y dudas relacionadas con estos lobos gigantes. Hoy día se continúan encontrando fósiles, incluso esqueletos completos que están expuestos en museos del mundo entero. El mayor yacimiento de lobos huargos se ha encontrado en los pozos de alquitrán de Rancho La Brea, en Estados Unidos, donde se han rescatado unos 4000 especímenes. En este lugar murieron muchos animales y especies de la época, que fueron atrapadas en la brea sin poder escapar. Pero aunque se han encontrado tantos miles de lobos gigantes dentro de la brea, no se cree que este lugar fuera el motivo de su desaparición, ya que junto a ellos también se han encontrado miles de fósiles de otros tipos de lobo, así como de muchos más animales extintos.

Es posible que ahora que se han realizado estos avances y que sabemos un poco más acerca de los lobos gigantes, se siga estudiando para que llegue el día en el que lo sepamos todo sobre ellos. Como de costumbre, es una lástima ver que a lo largo de la historia tantas especies de animales han terminado extinguiéndose y que nunca llegaremos a verlas vivas.

Pero nunca está de más poder llegar a saber algo más sobre ellas y, sobre todo, a entender cómo vivían y cómo llegaron a desaparecer si tenemos en cuenta el gran poder y fuerza del que hacían gala con esas poderosas mandíbulas de las que os hemos hablado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...