Poltergeist en la clínica de Arcachon

Un poltergeist habría creado el pánico en la clínica ortopédica de Arcachon (Francia) en 1963. Uno de los más conocidos de todos los fenómenos paranormales es que el Poltergeist, palabra alemana que literalmente se traduce como «espíritu ruidoso». Las actividades de estos enfadados espíritus son muy molestas y están probablemente relacionadas con un fenómeno psicológico.

Los acontecimientos que se produjeron en 1963 en la clínica de Arcachon fueron objeto de un informe de la policía después de la llamada de emergencia a la clínica de director, el Dr. Cuénot. Este último narraba la secuencia de incidentes acaecidos en la clínica ortopédica.

Durante el verano de 1963, los pacientes hospitalizados han sido asustados con el lanzamiento de alrededor de 200 a 300 piedras de todos los tamaños. La trayectoria de las piedras, su variado tamaño y la energía con la que eran lazadas es diferente. Del mismo modo, el momento de la caída de piedras variaba de un día para otro.

Foto antigua de la clínica de Arcachon, que aún existe

Foto antigua de la clínica de Arcachon, que aún existe

Curiosamente, el Poltergeist parecía más querer impresionar que causar daño, ya que ningún paciente fue alcanzado por una piedra.

Curiosamente, el primer incidente comenzó cuando se anunciaba que la clínica se ponía a la venta. En el momento del anuncio, todos los pacientes se reunieron en el parque. Piedras, arrojadas desde lo alto, cayeron casi verticalmente a través del follaje de los árboles grandes.


Tras este primer incidente, el gerente llamó a la policía. Un oficial se acercó y dio un barrido al lugar buscando al responsable. MT André se encontraba inspeccionando una habitación cuando vio una piedra caer de un piso a otro. Lo extraño era que todas las puertas del pasillo estaban cerradas y no había nadie en el edificio. El oficial de policía registró el piso, pero no encontró nada ni a nadie.

Es misma tarde, cuando el oficial de policía estaba en la terraza norte, las piedras comenzaron a llover en grandes cantidades. Enfadado, el policía gritó a las piedras: «¡Ya es suficiente! ¿Nadie puede parar esto?». Inmediatamente dejó de caer piedras hasta media hora más tarde.

En septiembre, las puertas de la clínica volvieron a abrir. Algunos parapsicólogos han sido llamados con el fin de que ayuden a esclarecer los hechos, pero ninguna ha podido presenciar la lluvia de piedras. Nunca se supo quien era el responsable de estos acontecimientos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...