Marte: tornados en el lugar de aterrizaje de la sonda Phoenix

La sonda americana Phoenix, que debe aterrizar sobre Marte el 25 de mayo próximo, podría ser recibida por un comité de bienvenida formado por dust devils, estos “diablos de polvo” que recorren incansablemente el suelo de Planeta rojo.

Los dust devils aparecen durante las horas más cálidas del día. El calor del suelo se transmite a la capa de aire situada sobre él, que realiza un movimiento ascendente e inmediatamente es sustituido por el aire más frío. Así, la columna de aire comienza a arremolinarse, formando un vórtice, un proceso que se amplia. Por último, este vórtice logra suficiente fuerza para levantar el polvo que cubre el suelo y el remolino se vuelve visible.

Este fenómeno se produce también en la Tierra, prácticamente bajo todas las latitudes y en las mismas condiciones. Pero la baja presión atmosférica marciana (6 hectopascales por término medio contra 1.013 sobre nuestro planeta) aumenta considerablemente las dimensiones. Mientras que las versiones rurales miden muy raramente algunas decenas de metros de altura, sobre Marte, alcanzan fácilmente los dos kilómetros aunque hay constancia de hasta nueve kilómetros de altura.

Además, mientras que nuestros remolinos sólo duran algunos minutos, los dust devils marcianos viven a menudo algunas horas recorriendo distancias considerables, levantando incansablemente el polvo del suelo. Se sospecha que son en buena parte responsables del color marrón amarillento de la atmósfera marciana.

La sonda Mariner 9 (1971) y los trenes de aterrizaje Viking (1976) fueron los primeros en observar dust devils sobre Marte. ¡Más tarde, el pequeño robot Pathfinder transmitió imágenes detalladas, incluso uno de estos remolinos gigantes le pasó por encima desconectando los sensores de su estación meteorológica!

dust-devils.jpg
En esta imagen tomada de Marte se muestra la elipse de aterrizaje de Phoenix, de 100 kilómetros de longitud. En el centro de ésta se señala el sitio de dos dust devils fotografiados en la imagen siguiente. Copyright NASA.



Gracias a la precisión de las imágenes de la Mars Global Surveyor, un estudio sistemático de estas formaciones transitorias pudo realizarse, la mayoría de las imágenes muestran una colección de estos remolinos planeando sobre las llanuras marcianas.

Mejor que la visión directa, la sombra proyectada por los dust devils permite situarlos fácilmente, y también calcular la altura. Mejor aún, al levantar la fina capa de polvo clara que cubre el suelo, los remolinos dejan atrás un rastro oscuro que dura meses en el suelo de Marte, dejando memoria de sus trayectos. Éstos parecen a menudo rectilíneos pero el trazado puede dibujar cierres, espirales, o incluso giros atrás independientemente del relieve.

Se desconoce el impacto que han podido jugar estos dust devils en la meteorología marciana. Los científicos sospechan que desempeñan un papel preponderante en la presencia de polvo atmosférico, o incluso más esencial aún, la formación de tormentas. El daño que pueden hacer a los instrumentos situados en el suelo o a las futuras misiones tripuladas deben ser estudiados con cuidado y precisión.

¿Qué tipos de terrenos favorecen su formación, o al contrario lo previenen? Tales estudios están en el programa de las próximas sondas marcianas como Phoenix.

tornadosmarte.jpg

Sobre una segunda imagen, dos dust devils aparecen. Se estima el primero en 590 metros de altura gracias a su sombra, la nube de polvo se elevan a 920 metros. El segundo mide 390 metros y su nube sube a 790 metros.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...