Los agujeros negros

¿Qué son los agujeros negros? ¿Cuál es el más grande encontrado hasta el momento? Estas dos preguntas nos las solemos hacer, sumada a la de si serían posibles portales hacia otras dimensiones. ¿Será así?

Un agujero negro, según la definición que podemos encontrar en diccionarios, «es una región finita del espacio-tiempo provocada por una gran concentración de masa en su interior con enorme aumento de la densidad, lo que genera un campo gravitatorio tal que ninguna partícula material, ni siquiera los fotones de luz, pueden escapar de dicha región«.

Los agujeros negros ¿pueden ser portales a otras dimensiones?

«Son cuerpos con un campo gravitatorio extraordinariamente grande. No puede escapar ninguna radiación electromagnética ni luminosa, hecho que hace que estos cuerpos celestes sean negros. Están rodeados de una «frontera» esférica que permite que la luz entre pero no salga«.

Hay diferentes tipos de agujeros negros: la diferencia viene dada por la densidad que tengan dichos cuerpos. Hay unos de alta densidad y poca masa concentras en un espacio muy pequeño, mientras que otros son de densidad baja pero masa muy grandes. Pero ¿cómo se originan?

Con el paso del tiempo, la masa de las estrellas comienza a ser cada más grande y densa, así que si la masa de una estrella es más de dos veces la del sol, llega un momento en que la densidad es tal que ni los neutrones pueden soportar la gravedad, por lo que estas estrellas envejecidas se colapsan y se convierten en lo que nosotros denominamos agujeros negros.

En el centro de la galaxia hay muchos agujeros negros supermasivos, pero ¿cuál es el agujero más grande hasta hoy encontrado? Pues, aparte de este conjunto de agujeros negros que se sitúan en el núcleo de la galaxia, hay uno que los supera con creces.

El mayor agujero negro de masa estelar conocido hasta la fecha, fue descubierto en el año 2007. La denominación que recibió fue la de “IC 10 X-1”. Está en la galaxia enana IC 10 situada en la constelación de Casiopea, que se encuentra a unos 17 billones de kilómetros de la Tierra, lo que equivaldría a 1,8 millones de años luz. La masa de dicho cuerpo es 24 y 33 veces mayor que la de nuestro Sol. Es una inmensidad, ya que si comparamos las dimensiones del sol con la tierra, esta última sale perdiendo de forma clara.

No sabemos a ciencia cierta cual es el comportamiento de estos cuerpos celestes. Hay muchas teorías, entre ellas que lo que allí entra nunca sale. Esta teoría lleva a pensar a la gente que estos agujeros, en el fondo, son portales hacia alguna otra dimensión, o puede que sean portales temporales y que nos pueden hacer retroceder o adelantar en el tiempo.

Poco a poco los científicos irán descubriendo cosas nuevas sobre la realidad de estas masas de alta densidad, que están coexistiendo con nosotros en el universo.

Imagen: CorvinZahn en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...