Las etiquetas de los alimentos podrían informar sobre el daño medioambiental

Un estudio gallego promueve la creación de ecoetiquetas

Hasta el momento, las etiquetas de los productos alimenticios informaban sobre precios, ofertas, ingredientes o fechas de envasado y caducidad. Incluso la promulgación de ciertas leyes obliga hoy a que los fabricantes informen en las etiquetas  de la existencia o no de gluten en el alimento. Pero hasta el momento, nada obliga a que los fabricantes incluyan ningún tipo de información medioambiental en los envases de estos productos alimenticios. Sin embargo, esta situación podría cambiar con la publicación de un estudio gallego basado en un trabajo previo que se desarrolló en la departamento de Medioambiente del Puerto de Gijón. Parce ser que tras esta publicación podría surgir una ecoetiqueta que muestree cierta información medioambiental originada tras la fabricación del alimento, como la cantidad de CO2 generada en el proceso.

Con las ecoetiquetas los consumidores podrían escoger el producto que contamine menos, comparando entre distintas marcas

Según este estudio, lo que se hace es estimar la huella ecológica y de carbono existente en las organizaciones, lo que permite adaptar el trabajo para evaluar la huella de servicios y bienes hasta que llegan a los consumidores. De esta forma, tanto en los procesos industriales que tienen lugar en España, como en los que tienen lugar en otros países como Francia, podría analizarse cada una de las fases del ciclo de vida del elemento para llegar a un valor numérico que vendría plasmado en la etiqueta ecológica situada en el envase del producto.

Las industrias podrían complementar su trabajo con el uso de los sistemas de visualización o, en el caso francés, con systèmes de visualisation, que les ayudarían a conocer, no sólo los datos químicos que tienen lugar durante el proceso sino también el registro de magnitudes físicas almacenadas durante la fase industrial. Con todo ello, los consumidores podrían conocer el daño que la producción del alimento produce en el medio ambiente sólo con ver la etiqueta en el supermercado. Otra cosa es que las empresas lleguen a estar de acuerdo con dar esa información.

Tal y como cuenta el autor de la investigación, estos resultados abren la puerta a una alternativa «para comunicar eficientemente la información ambiental a consumidores, empresas y partes interesadas: el coetiquetado». De esta forma, los consumidores tendrían a su disposición una herramienta para conocer las cargas ambientales de los bines consumidos, lo que les permitiría escoger los productos que contaminen menos, pudiendo diferenciarlos entre distintas empresas y organizaciones. Además, asegura que todo ello repercutiría claramente en una gestión ambiental más eficiente desde todos los puntos de vista.

Foto: Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...