La Golden Dawn

La Golden Dawn, o «Sociedad Hermética del Alba Dorada», nació en 1888 y tuvo entre sus miembros a grandes figuras mundiales, todas ellas dedicadas al ocultismo. Si tiene importancia, es debido a haber sentado las bases otras teoría ocultistas, como la del nazismo.

Rosa Cruz de la Golden Dawn

Hace tiempo comentamos qué era la Sociedad Hermética del Alba Dorada, más conocida como «Golden Dawn«, creada en 1888 por dos maestros ocultistas: William Wynn Westcott y Samuel MacGregor Mathers, aunque este último fue el primer, digamos, «Gran Maestre» de la orden en la que, como podemos develar por sus fundadores, se dedicaban a los cultos neopaganos y las ciencias ocultas, llegando al punto de confundirse con la magia negra.

Esta orden es una de las precursoras de otras más importantes y más oscuras aún como la «Sociedad del Vril» y «Thule«, claves para comprender un tema que nos ha llevado varios artículos este último tiempo, descubrir la verdad de la Historia, la que permanece oculta y no a todos nos interesa ver. Sí, está relacionado con todo lo que hemos comentado de civilizaciones anteriores como la Atlántida o Lemuria, corrientes subterráneas y por supuesto, el Nazismo.

Pero lo que interesa hoy es ampliar información sobre esta sociedad secreta, puesto que ha sido muy bien explicada con anterioridad, y podemos encontrar en ella nombres muy conocidos por todos, como así otros que fueron grandes maestros a comienzos del siglo XX pero hoy son olvidados. Físicos, químicos, escritores y sabios, todos ellos sabios en las ciencias ocultas.

Comenzamos por dos nombres que todos conocemos, los escritores Bernard Shaw y Bram Stoker, este último conocido por su obra maestra: Drácula. Además podemos encontrar al Presidente de la Royal Academy del momento, Sir Gerald Kelly, como al ingeniero Allan Bennett.

Pero hay un personaje que nos debería ocupar un libro entero. Se trata de Arthur Machen, un escritor casi ermitaño que fue muy poco conocido en su momento. Es más, su única semana de celebridad la encontramos en la Primera Guerra Mundial, que como periodista escribió un artículo donde decía que veía al ejército británico guiado por ángeles para ganar las batallas.

Bernard Shaw fue integrante de la Golden Dawn

Él mismo dijo que todo fue un invento, e incluso insistió en ello hasta en su lecho de muerte, pero un tiempo después de publicada todos los soldados que vivieron la batalla escribieron cartas al periódico diciendo que así sucedió, que ellos mismos vieron los ángeles apoyándoles en el momento que él lo comentó.

Sin embargo, escribió muchas otras libros que no fueron tenidos en cuenta salvo por alguna honrada excepción, y en ellos nos habla de temas demasiado profundos que cambiarían la forma de pensar. ¿Qué es? Muy simple, la explicación la encontramos en su obra «The Great God Pan«, un tratado de Dioses paganos que al parecer, era una ficción, pero él y otros iniciados sabían que no, entre ellos Hitler, que le terminó empleando para hacer el mal.

Imágenes: Dominio Público en Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...