Graban, por vez primera, duendes en las tormentas

Ni nos hemos vuelto locos ni este es un blog de ciencias ocultas. Se llaman duendes y elfos a unos fenómenos eléctricos que se dan en las tormentas, sobre todo en las que se encuentran sobre el mar, ya que su carga energética es mayor.

Aunque lo pueda parecer, ni nos hemos vuelto locos ni éste es un blog de ciencias ocultas. Por ello, lo primero que debemos aclarar es que, cuando hablamos de duendes y elfos, no nos referimos a esas criaturas pequeñas que pueblan la mitología de todo el mundo.

Foto de la creación de un duende en un experimento de laboratorio

Recreación de un duende en un experimento de laboratorio

En el campo de la Meteorología, se denominan con estos términos a unos fenómenos eléctricos brillantes y fugaces que se producen en las capas altas de la atmósfera cuando hay tormentas.

Así, los duendes se originan en la mesosfera (entre cincuenta y ochenta y cinco kilómetros de altura), tienen forma alargada y con frecuencia presentan una cubierta luminosa en su parte superior llamada ‘halo’. Suelen surgir durante unos cuarenta milisegundos a veinte o treinta kilómetros de la localización de un rayo. Los elfos son anillos que se extienden a la velocidad de la luz por la ionosfera (entre ochenta y cinco y setecientos kilómetros). Junto a ellos, también aparecen los llamados ‘jets’, rayos azulados que unen eléctricamente la cima de las nubes con la parte inferior de la citada ionosfera.

Pero lo importante es que –según la revista científica Journal of Geophysical Research– un equipo de científicos ha logrado grabar en video por vez primera estos fenómenos utilizando cámaras de alta velocidad. Como aún así resulta difícil grabar in situ  duendes y elfos, lo que hicieron fue colocar en tierra la citada cámara y dotarla de un intensificador de imagen que les permitió capturar una tormenta sobre el Mediterráneo a la altura de Italia y, dentro de ella, estos fenómenos.


El logro ha permitido a estos investigadores obtener numerosas conclusiones sobre ellos. Por ejemplo, que los elfos abundan mucho más en las tormentas que se dan sobre el mar y sobre todo en invierno. Según parece, la causa es que sobre el mar las corrientes eléctricas son más energéticas.

Asímismo, pudieron observar el choque de dos duendes, en concreto de una de las ramificaciones de uno sobre otro. Este suceso permitirá conocer muchos datos sobre sus movimientos y conformación eléctrica.

Foto de una tormenta

Una tormenta sobre el mar

Según Joan Montanyá –uno de los responsables del experimento- el estudio de estos fenómenos, que sólo se dan en las grandes tormentas, servirá para que podamos protegernos mejor de los efectos de los rayos. Pero también tiene otras utilidades. Por ejemplo, conocer mejor otros elementos de este tipo, como los rayos gamma terrestres que se desarrollan igualmente sobre las tormentas.

De hecho, la Agencia Espacial Europea tiene prevista una misión para el año 2013 cuyo objetivo es colocar un aparato en la Estación Espacial Internacional que permita monitorizar estos fenómenos.

Fuente: Servicio de Información y Noticias Científicas.

Fotos: Recreación de un duende: Chathika en Flickr | Tormenta sobre el mar: Luza en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...