Estrellas de cine y fantasmas

El actor estadounidense Telly Savalas vivió una experiencia extraña, a finales de 1950, mucho antes de que se convirtiera en el famoso inspector Kojak (sí, el de aquellos chupachups con chicle por dentro).

Al parecer, no estaba muy lejos Long Island cuando mientras conducía su vehículo se quedó sin gasolina. Mientras se dirigía a pie a la gasolinera, un Cadillac negro se detuvo a su altura, y el conductor le ofreció ayudarle.

Una vez llegó a la estación, el desconocido le prestó el dinero para poder comprar una lata de gasolina. A petición del actor Telly Savalas, y con el fin de devolverle el dinero, pidió al desconocido que escribiera su nombre, Harry Agannis en un pedazo de papel con su número de teléfono y dirección.

Poco después, el actor llamó por teléfono al número que le dio Agannis. Era la señora Agannis la que respondió, su marido llevaba muerto tres años. Telly Savalas no sabía que creer y decidió visitar a la viuda.

Descubrió que la redacción del conductor misterioso era idéntica a la de Harry Agannis y lo reconoció una foto del servicial automovilista en la que llevaba el mismo traje que el día de su funeral.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...