Eros y la lujuria de los Dioses

Eros es el dios del amor y la lujuria para los griegos. Los Romanos lo rebautizaron Cupido, es el encargado de lanzar la flecha del amor.
Los dioses también se enamoran, y Zeus, es el más enamoradizo de todos.

Eros es para los griegos, el dios del amor y la lujuria. Dionisos (dios del vino) y Eros eran llamados Eleuterios (libertadores) ya que eran los dioses de la catarsis y la pasión.

En un principio existía una dualidad lujuriosa y amorosa, ya que Eros era considerado el patrono del amor entre hombres y Afrodita patrona del amor entre el hombre y la mujer.

Pero los romanos, que fueron los que popularizaron la historia de la flecha de Eros (con su nombre latino Cupido) lo concibieron como el ser que al asestar sus flechas mágicas en el corazón de un ser viviente podía hacer que este se enamorara de quien quisiese. El tirano del amor.

Es un dios de la creatividad, porque amor es crear. La vida es un juego de amor y muerte, de creación y destrucción de nosotros mismos.

El caprichoso Eros es hijo de Afrodita con Hefesto, o con Ares para otros mitólogos.
Pero cualquiera de las dos acepciones representa muy bien el concepto. Afrodita es amor, Hefesto fuego y Ares guerra.

En el arte, se suele representar a Eros como un niño o infante desnudo con alas en la espalda (aunque esta percepción está más relacionado con el Cupido romano: para los griegos era un hombre joven o un adolescente), con un arco y un carcaj en el que llevaba dos clases de flechas: unas doradas con plumas de paloma que provocaban un amor instantáneo, y otras de plomo con plumas de búho que provocaban la indiferencia.



El Amor de los Dioses
Los dioses griegos, como dije en repetidas ocasiones, están dotados de cualidades absolutamente humanas. Platón, en la República, dice que en un mundo ideal los Dioses deben ser seres perfectos, modelos a seguir. Pero que en realidad los seres a los que los griegos rendían culto eran soberbios, pedantes, golosos, llenos de ira, y finalmente llenos de una lujuria incontrolable. Todas cualidades que los hacen demasiado humanos para ser perfectos.

El amor y la lujuria son moneda corriente de los dioses, muchos bajan a la tierra a buscar el amor de las muchachas y muchachos que pueblan el mundo
, sin importar la mirada de otros dioses. Aunque también hay historias de amor entre dioses.

Zeus, el supremo amo del universo, el rey de los dioses, está casado con Hera, la reina más vengativa de la historia. Pero a Zeus no le alcanza con su propia cama, por eso baja incontables veces a la Tierra a tener amoríos con humanos.
Zeus y Leda
La hermosa Leda era la hija del rey de Etolio. Zeus, para juntarse con ella, después de observarla largo rato desde el Olimpo, se convirtió en nada menos que un Cisne de blancas plumas, y voló hacia ella, quien recibió al sagrado animal con una sonrisa.

-Mujer- dijo el cisne – No temas. Soy el dios de la luz y quiero que seas la ilustre madre de dos hijos iguales. Vivirán como viven el sol y la luna, cediéndose mutuamente el lugar. Se llamaran Cástor y Pólux. Serán dioses, cuya benevolencia endulzará la pena de morir y serán el amparo de los marinos.-
Leda puso un huevo de donde nacieron Cástor y Pólux que cabalgaron ambos sobre el mismo blanco corcel y blandieron la misma lanza. Estos dioses son los que representa el signo zodiacal Géminis.

Zeus y Europa.
Europa era una muchacha virgen Siria. Era tan hermosa que se corrían rumores de que robaba las pomadas de la consorte de Zeus, Hera.

Siempre iba a juntar lirios con sus amigas por la mañana. Zeus, lujurioso, se transformó en un toro dorado con un sol plateado en la cabeza. En la Playa se encontraron, ella descubrió que el toro era manso, y se acercó a él. Les dijo a las muchachas que se subieran al lomo. Pero cuando ella se subió primero, el toro corrió a velocidades divinas. Corriendo por sobre las olas, atravesó el mar completo hasta llegar a Creta, donde dejo a su cautiva bajo un plátano y demostró su verdadera naturaleza y cortejó a la muchacha. Tuvieron un hijo, Minos, destinado a Reinar. Primer y más grandioso rey, aunque el más trágico. En conmemoración a la concepción del rey, el plátano jamás se secó ni perdió su guirnalda de hojas.

Zeus y Danae

Danae era la hija del rey de Argos. Su padre, preocupado por no tener un heredero varón, acudió al Oráculo de Delfos. El Oráculo le respondió que Danae, su hija tendría al hijo que le destronaría y tomaría la vida del déspota. Vemos que ésta historia se repite muchas veces en la mitología griega, por ejemplo con el caso de Edipo, que repite la historia de Zeus con Chronos.

Asustado, el rey de los Argives, al volver a su castillo mandó construir una cámara subterránea con paredes chapeadas en bronce, y llenó el lugar de poderosos carceleros, allí mantuvo encerrada a su hija, pensando que así lograría vencer al destino. Pero el destino no se esquiva.

Zeus, ofendido por esto se convirtió en lluvia de oro, y entró, atravesando las doradas paredes, mientras la tormenta causaba estragos afuera. El agua de oro entro en la celda e inseminó a Danae. De ella nació Perseo, el héroe, el matador de Monstruos.

Zeus y Ganímedes
No solo las mujeres fueron blanco de la lujuria divina de Zeus. Ganímedes era un joven de atractivo prodigioso. Era el hijo del legendario rey Tros de Troya y la ninfa Calirroe. Hermano de Ilión, Asáreo y Cleopatra.

Zeus, como creador de todo lo que es bello, no amó solo la belleza de las mujeres. Descubrió un día a un adolescente de atractivo Prodigioso. Para mantener cerca de él al que reputaba ser el más bello de los mortales, decidió arrebatar a Ganímedes de la tierra y nombrarlo copero olímpico.

Entonces una tarde en que Ganímedes estaba sentado sobre una roca, Zeus, polimorfeado en un águila lo tomó entre sus garras y lo llevó a la bóveda celeste, convirtiéndose en la constelación de Acuario. De ahí en más en lugar de comer queso y beber leche se alimento con néctar y ambrosía como los dioses.
De este modo Ganímedes obtuvo, ante la mirada feliz de los inmortales, la juventud y belleza eterna.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...