El pliosaurio de Dorset

Los científicos nos sorprenden constantemente con nuevos hallazgos. No obstante, sus noticias deben ser contrastadas, pues suelen ser un tanto tramposillos. Pero, como ésta procede de la BBC, nos atrevemos a contarla. Un coleccionista aficionado ha hallado en Dorset (Reino Unido) el cráneo del que puede ser el animal más grande que jamás haya existido. Se trata de un pliosaurio, perteneciente a la familia de los plesiosaurios –la del mítico ‘Nessie’-, pero aún más grande que éstos. Para hacernos una idea, la cabeza mide 2,4 metros de largo y se estima que su cuerpo alcanzaría los dieciséis metros y las doce toneladas.

Constantemente recibimos noticias de descubrimientos científicos sorprendentes. Hombres prehistóricos, animales increibles, fenómenos astronómicos o adelantos químicos constituyen portada de periódicos y revistas con mucha frecuencia. No obstante, como los pillastres de los científicos son algo dados a la mentira –baste contemplar al coreano que decía clonar seres humanos-, antes de reproducirlas, deben tomarse todas las precauciones.

Pero, como en este caso, la fuente es la BBC británica, nos atrevemos a reproducir la noticia. Según parece, científicos ingleses han hallado en la costa del Reino Unido, más concretamente en Dorset, los restos de un animal que puede ser el más grande conocido, un auténtico monstruo.

800px-Plesiosaurus_dolich1DB

Se trata de un pliosaurio, perteneciente a la familia de los plesiosaurios, gigantescos reptiles acuáticos que dominaban los mares igual que los dinosaurios aterrorizaban la tierra. Precisamente a éstos pertenece el monstruo del lago Ness (si es que existe realmente), el famosísimo ‘Nessie’, que atrae infinidad de turistas todos los años.

Estos pliosaurios, sobre un ancho y largo cuello, presentaban cabezas similares a las de los cocodrilos, aunque mucho más grandes, con bocas dotadas de fuertes mandíbulas repletas de dientes afilados. En efecto, el parecido de aquéllas a las de los cocodrilos es puramente fisionómico, ya que, por ejemplo, el cráneo del ejemplar hallado mide la nimiedad de 2,4 metros de largo. De ello, los científicos deducen que su cuerpo debía rondar los dieciséis metros y pesar unas doce toneladas. Tales son las dimensiones del animal que han sorprendido incluso al paleontólogo Richard Forrest.



Poseían cuatro extremidades que funcionaban a modo de remos para impulsar su cuerpo bajo el agua y debían ser el terror de los océanos pues –para hacernos una idea- podrían engullir a un hombre de un solo bocado. No obstante, dado que los plesiosaurios, al parecer, se alimentaban de peces, los seres humanos estarían más o menos seguros si hubieran coincidido con ellos.

De momento, se han hallado la parte superior e inferior de la cabeza. El autor del descubrimiento ha vendido los restos al Ayuntamiento de Dorset, que, tras cederlo para el análisis científico, lo expondrá en el museo del condado.

Aunque los datos sobre sus medidas todavía no son totalmente exactos, los científicos creen que su tamaño superaría a los también recientemente descubiertos ‘Predator X’, hallado en Svalbard, y ‘Monstruo de Aramberri’, localizado en México en el año 2002.

Fuente:

BBC News

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...