El hombre, ¿la especie inteligente más antigua del universo?

Hay más estrellas en el universo que granos de arena en la Tierra y hay un número igual de planetas. Nosotros quizás seamos unos de los primeros habitantes en todo el Universo.

Si acaso nos faltaba una teoría que signifique un enorme revés a la línea de pensamiento de la mayoría de los científicos e investigadores de los misterios del Universo, la frase: «Los seres humanos pueden ser una de las primeras especies inteligentes en el Universo», tiene la capacidad de poner en jaque cualquier presunción respecto de la civilización humana.

Y ya que construir teorías es libre y gratuito, Arthur C. Clarke aprovechó para esgrimir una buena explicación de por qué no encontramos evidencia de otros seres en diversos planetas, habiendo tantos. La respuesta nacida de esta teoría es su principal pilar: no encontramos evidencia de otras especies extraterrestres porque somos una de las primeras especies inteligentes en el Universo.

A prima facie la teoría parece descabellada pero si consideramos los 200 mil millones de galaxias que existen en el Universo, ellas muestran un claro potencial para continuar como los vemos hoy en día por cientos de miles de millones de años, si no mucho más. Así visto, es posible que seamos unos de los primeros habitantes de la misma.

Así, «Como los planetas y la vida son tan jóvenes en nuestro Universo, tal vez la especie humana no llegó tarde a la fiesta. Podemos estar entre los primeros«, dice Dimitar Sasselov Harvard.

Eso podría explicar por qué no vemos ninguna evidencia de «ellos» y puede ir un largo camino para explicar la famosa paradoja de Fermi, que pregunta si hay vida inteligente avanzada en el Universo, ¿dónde están? ¿Por qué no hemos descubierto ninguna prueba de su existencia.

La historia del Universo según Sasselov en este nuevo estudio, The Life of Super-Worlds, se ve así: generaciones de estrellas hicieron suficiente hierro y oxígeno, silicio y carbono, y todos los demás elementos del hidrógeno y el helio original de unos 13 miles de millones de años atrás para poder formar la tierra en que vivimos y los planetas que la Misión Kepler está descubriendo hoy.

Enrico Fermi argumentó que dada la edad del Universo y dado el gran número de estrellas y sistemas planetarios y la escala de tiempo increíblemente corto que tomó a los seres humanos para desarrollar la tecnología que los orígenes de la vida y otras civilizaciones en la Vía Láctea podría haber tenido una ventaja significativa y deberían ser mucho más avanzados que nosotros.

Sasselov concluye que el argumento estadístico de la paradoja de Fermi «es válido solamente si la escala de tiempo para la aparición de la vida es mucho más corta que la edad del universo, pero no tanto si los dos son comparables.» El futuro de la vida en el Universo parece excelente, dice Sasselov.

Los planetas pueden ser sólo una pequeña fracción del universo debido a su pequeño tamaño, pero hay muchos de ellos que la probabilidad de que la vida crece de manera exponencial. El Universo está pasando por la época stelliferous – su pico de formación estelar -, pero parece estar aún en horas pico en la formación de los planetas. Hay más estrellas en el universo que granos de arena en la Tierra y hay un número igual de planetas.

Hay 200 mil millones de estrellas en la Vía Láctea y el 90% son pequeñas y lo suficientemente viejas como para tener planetas en órbita.

Fotografía:  NASA Goddard Photo and Video en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...