El Gran Colisionador de Hadrones busca universos paralelos

No nos hemos vuelto locos. Es una noticia real: el Gran Colisionador de Hadrones del CERN busca probar la existencia de universos paralelos. Se trata de un importante experimento que busca demostrar la hipótesis acerca de su existencia que formula la Teoría de Cuerdas.

Aunque lo pueda parecer, no nos hemos vuelto locos –en todo caso los físicos del CERN-, ni hablamos de ciencia ficción. Se trata de una noticia real: Los científicos que trabajan con el Gran Colisionador de Hadrones o LHC -por sus siglas en inglés- tratan de hallar universos paralelos a los conocidos.

Como se trata de un tema muy serio, lo mejor será dejar de lado las bromas y tratar de explicar el significado y el objeto de tal experimento, algo que no resulta fácil ni siquiera para los responsables del mismo.

Foto del ATLAS

El ATLAS, uno de los grandes instrumentos del CERN

El objetivo principal del CERN es comprobar hasta sus límites la validez del Modelo Estándar. Éste no es otra cosa que la teoría actualmente en vigor acerca de la física de partículas y no incluye a la gravedad.

Por ello, tratan de hallar una ‘súper teoría’ que englobe al Modelo Estándar y a la  Teoría Gravitacional. La máxima expresión de este Modelo es el ‘Bosón de Higgs’, también conocido como ‘Partícula de Dios’, una hipotética partícula elemental masiva que conformaría las más pequeñas conocidas hasta la fecha.


Por otra parte, se encuentra la Teoría de Cuerdas, perfeccionada por la Teoría de Supercuerdas y, posteriormente por una superior que las engloba a todas llamada Teoría M. Ésta propugna, básicamente, que dentro de las partículas elementales no hay otras más pequeñas, sino cuerdas o filamentos que vendrían a ser hilos de energía y que pueden estirarse formando una especie de malla. Esta teoría permitiría armonizar la incertidumbre que refleja la mecánica cuántica con la regularidad de la Teoría Gravitacional.

Hasta este punto, todo va muy bien. Pero hay un problema y aquí es donde surgen los universos paralelos: para que todo ello sea posible, se necesitan más dimensiones que las tradicionales. Concretamente, a las tres espaciales y a la temporal, debían unirse otras seis adicionales.

Foto de uno de los centros de control del CERN

Uno de los centros de control del CERN

Por si la complicación fuera escasa, en 1995 Edward Witten añadió una undécima que debía englobarlas a todas y que, si las cuerdas tuvieran la suficiente energía, podría ser tan grande como nuestro universo.

Por todo ello, los científicos buscan esos necesarios universos paralelos a través del LHC. Éste funciona haciendo chocar dos haces de protones a velocidades que alcanzan el 99,99 por ciento la de la luz. Así, su colisión produce altísimos niveles de energía

La consecuencia que esperan es que, tras su choque, falte alguna partícula, lo que interpretarían como que, debido a esa energía, ha pasado a otra de esas dimensiones o universos paralelos.

Fuente: Prensa Latina.
Fotos: ATLASImage Editor en Flickr | Centro de control del CERN: Doggettx en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...