Ciencia y Dios: Difícil combinación

Cada vez son más los científicos que pueden compaginar su fe y su labor, frente a lo que muchos pensamos que sería la respuesta universal de cualquier señor de bata blanca a la pregunta de ¿Dios existe?. Como bien dice el biólogo evolucionista Francisco Ayala, «una cosa es conocer el detalle de la realidad y otra su finalidad». Más conferencias especializadas en las que se busca el diálogo entre la ciencia y la religión a la hora de debatir temas como el cerebro y el alma, la bioética o el evolucionismo. «A medida que la ciencia avanza, surgen más preguntas. Si el mundo fuera una isla de conocimiento, se vería cómo las orillas cada vez son más extensas, del mismo modo que cada vez hay más preguntas, pero eso afianza también la posición de la religión», explica Ayala.

ciencia y dios

Dios y la ciencia ya no están reñidos

La Teoría de la Evolución y los nuevos creacionistas americanos: «Darwin ya explicó el diseño humano con la ley de la selección natural. Y una muestra de que es así la tenemos en el ojo humano, más imperfecto que el de un pulpo. Decir que Dios lo diseñó es una blasfemia, y lo mismo cabe decir del sistema reproductivo humano, en el un 20% de los embarazos acaban en abortos espontáneos» explica el curioso Ayala. En pocas palabras, la ciencia busca explicar la realidad, mientras que la teología busca explicar el sentido de las cosas. La ciencia no sirve para explicar lo que no conocemos, porque sino, a medida que se descubren cosas, dejarían de existir dioses.

La diversidad de vida en el universo es un tema candente, ya aceptado por religiones como el Budismo o el Islamismo, pero con un encaje más difícil en el Cristianismo: «En la fe cristiana Dios participó en la creación de los humanos y envió a su hijo único, Cristo, a su imagen y semejanza. Pero si es único ¿visitó otros planetas? ¿habrá allí pecado? Son problemas teológicos sin solución» (Wiseman). Las astronomía ha ayudado en el camino de saber si hay vida o no: se han analizado características de muchos planetas, como el oxígeno o el carbono, e incluso el tamaño. Y sin embargo, «con la Astronomía la Tierra dejó de estar en el centro del Sistema Solar, luego de la galaxia y también del Cosmos, pero la Biblia no habla de posiciones sino de significados» dice Wiseman.

Las teorías parecen ser similares: la ciencia explica el qué, la religión el por qué. Y por eso, podemos abrirnos paso en un mundo que parece ser tan intolerante, pero que sin embargo, está repleto de científicos religiosos.

Fuente: El Mundo

Foto: Daquella manera

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...