A los 82 años, muere Neil Armstrong

El mundo acaba de despedir a uno de los hombres del siglo XX que protagonizó uno de los acontecimientos más míticos de esta última era: el 24 de agosto, a los 82 años, murió Neil Armstrong, el hombre cuya vida cambió totalmente el 21 de julio de 1969 al haber pisado suelo lunar, junto a Edwin Aldrin, cuya tripulación se completaba con Michael Collins que supervisaba todo desde el módulo Columbia.

Armstrong

A los 82 años falleció Neil Armstrong. En la foto: el de la izquierda.

«Houston, aquí la base de Tranquilidad. El águila ha aterrizado«, dijo entonces Armstrong como comandante de la expedición. Este hombre de ojos claros pronunció entonces una frase que quedó para la posteridad y marcó el inicio de una nueva etapa para la humanidad: «Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad«.

El célebre astronauta falleció producto de una complicación de una operación cardíaca que se le realizó a principios de mes, y es un ejemplo de vida de un hombre realmente enamorado del cielo y las estrellas. Su pasión se inició muy precozmente, cuando con sólo dos años su padre lo llevó a ver las Cleveland Air Races.

A los seis, se subió por vez primera a un Ford Trimotor, y a los 15 ya contaba con la licencia para poder volar. En 1949 se enroló en la Marina y participó de la guerra de Corea (1950-53). Tras su servicio militar, estudió Ingeniería Aeronáutica en la Universidad de Purdue, y comenzó a trabajar en la NACA, hoy en día la NASA.

Allí, se desempeño como ingeniero, piloto, administrativo y, finalmente, astronauta, su sueño más grande. En 1962, fue nombrado entre los nueve elegidos por la NASA como aspirante a la gran aventura con destino la Luna. Esto transcurría en plena guerra fría, con el inicio de la carrera espacial que no se sabía bien a dónde llevaría.

Luego de una intensa preparación y pruebas previos, llegó el gran día, y la historia pasó a ser otra. Sin embargo, y según aseguró su biógrafo a Armstrong los reconocimientos y laureles no le sentaban bien. Sólo dos años después de esta histórica misión, dejó la NASA y se dedicó a la enseñanza en la Universidad de Cincinnati, hasta 1979.

Luego, su vida laboral siguió como miembro de varios consejos de administración de diferentes empresas, pero siempre alejado de los medios de comunicación. Vivía apartado en una granja de su Ohio natal, con su segunda esposa, y muy pocas veces ha brindado entrevistas. Una de las últimas veces en las que se le escuchó fue para criticar a Barack Obama por suspender el programa Constellation para regresar al satélite terráqueo.

Foto Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...