¿Qué son las esponjas?

La riqueza de nuestro planeta es enorme, tanto en lo que respecta a su flora como a su fauna. Uno de los animales más curiosos es la esponja o porífera, un ser que no posee órganos, ni tejidos ni sistema nervioso y, sin embargo es capaz de vivir y reproducirse. Además, en caso de ser separado, vuelve a reunificarse.

La riqueza biológica de los mares es impresionante. Tanto su flora como su fauna son abundantísimas y extraordinariamente variadas. Además, donde existe tanta abundancia siempre se hallan especies singulares.

Una de ellas es la ‘porífera’, comunmente llamada esponja, y que es el metazoo más primitivo. Se trata de un peculiar animal que carece de tejidos y que crece adherido a una base -generalmente, rocas de los fondos marinos- sobre la que permanece fijo.

Foto de una esponja

Una esponja sobre roca marina

Existen aproximadamente seis mil variedades de esponjas y sus orígenes se remontan a periodos prehistóricos, pues se han hallado fósiles del periodo Ediacárico, es decir, hace unos seiscientos millones de años. Son muchas las particularidades de esta especie pero, sin duda, la más curiosa es que poseen un sistema acuífero constituido por poros, canales y cámaras a través del cual absorbe y expulsa el agua. Y no en poca cantidad, ya que una esponja de unos diez centímetros de altura es capaz de filtrar al día unos veintitrés litros de agua.

Otro rasgo singular es el hecho de que cada una de sus células puede transformarse en otra de distinto tipo en función de las necesidades del animal, es decir, son totipotentes. Externamente se asemeja a una bolsa, con un orifico en su parte superior llamado ósculo que expulsa el agua que previamente ha absorbido por los poros de sus paredes. Con este agua se introduce en su cuerpo el alimento, que es filtrado internamente mediante unas células denominadas coanocitos.


Las esponjas no poseen una forma definida. Generalmente, crecen hasta que chocan con otra o con una roca, a la que a veces llegan a horadar. Además, son capaces de adaptar su constitución externa al medio donde se hallan, en función de las condiciones de éste.

No menos curioso es el hecho de que carezcan de tejidos y órganos. Ni siquieran poseen sistema nervioso. Sin embargo, pueden reproducirse tanto sexual como asexualmente –la mayoría de ellas son hermafroditas-. Dado que sus células son totipotentes, a partir de un simple fragmento de una de ellas, puede desarrolarse otra.

Foto de una esponja blanca

Una esponja incolora

El mecanismo es aparentemente sencillo: de la esponja matriz surgen una especie de protuberancia que, en ocasiones, contiene alimento y de la que resulta una nueva unidad.

Más sorprendente aún resulta el hecho de que, si separamos en dos partes una esponja y las dejamos en el mismo lugar, al cabo de un tiempo vuelven a constituir un único individuo. Es lo que se conoce como agregación celular.

Sin duda nos hallamos ante uno de los seres vivos más singulares del planeta y, además, posee una imponente belleza que decora los fondos marinos.

Fuente: Tolweb.

Fotos: Esponja sobre roca: Esculapio en Eol | Esponja incolora: NOAA en Eol.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...