¿Qué es un huracán?

La Naturaleza es, indudablemente, maravillosa. Pero, precisamente para mantener su grandiosidad y equilibrio, provoca ciertos fenómenos que resutan devastadores tanto para las personas como para sus pertenencias. Uno de ellos, que busca el trasvase de calor, es el huracán. Aquí explicamos en qué consiste y por qué se produce.

No cabe duda de que la Naturaleza es maravillosa. Pero, precisamente por su grandiosidad, en ella suceden determinados fenómenos que, si bien son imprescindibles para su equilibrio, respecto a los seres humanos y a sus pertenencias tienen consecuencias demoledoras. Pensemos, por ejemplo, en los tsunamis, los terremotos o las erupciones volcánicas.

Lo mismo sucede con otro fenómeno que obedece a la necesidad que tiene la atmósfera de mantener su equilibrio mediante el desplazamiento del exceso de calor desde regiones tropicales hasta otras más frías: se trata del ciclón tropical, cuya expresión más violenta es el huracán.

El huracán provoca lluvias torrenciales

El huracán provoca lluvias torrenciales.

Esta palabra deriva del término que utilizaban los mayas y los caribes para denominar al dios de las tormentashurakan-, que esparcía su aliento sobre tierra y mar. Así, podríamos definir un huracán como un frente que provoca fortísimos vientos y lluvias torrenciales. Este fenómeno atmosférico posee un centro de bajas presiones -u «ojo del huracán»rodeado de bandas nubosas que giran en espiral alrededor de él (en el hemisferio norte lo hacen en contra de las agujas del reloj y en el sur a la inversa), provocando vientos que superan los ciento veinte kilómetros por hora y que se acompañan de lluvias caudalosas. No obstante, en algunos huracanes han llegado a medirse vientos de hasta doscientos cuarenta kilómetros por hora. Además, su zona central tiene una temperatura más elevada y su fuerza disminuye a medida que se adentra en tierra. Por ello, las zonas costeras son las más dañadas por él.

Por otra parte, para que se origine un huracán, tienen que darse ciertas condiciones. Así, que la temperatura en la superficie del mar sea superior a los veintiséis grados centígrados debido a que, de este modo, el agua se evapora con mayor rapidez, condensándose en nubes y generando la energía necesaria. Cuanto más profunda sea la capa calórica sobre la superficie marina, mayor capacidad de evaporación tendrá. Igualmente, es preciso que llegue una cuña de aire frío en altura y también la presencia de una fuerte humedad (de ahí que se produzcan en el mar).

La disminución de la presión que se origina arrastra el aire en forma de espiral hacia adentro y hacia arriba retroalimentando al fenómeno. Al tiempo, la rotación de la Tierra le confiere movimiento circular a todo el sistema. Como consecuencia de todo ello, se produce el huracán cuyos efectos son, casi siempre, devastadores tanto para las personas como para las cosas.

Fuente: Tu Tiempo.

Foto: Jayceeloop.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...