Una bacteria que sobrevivió 120.000 años en Groenlandia

Un equipo de científicos de la Universidad Estatal de Pensilvania descubrió una nueva especie ultra pequeña de bacterias que sobrevivió durante más de 120.000 años dentro del hielo de un glaciar en Groenlandia a una profundidad de casi dos millas

La capacidad del microorganismo de continuar con vida en este hábitat de baja temperatura, alta presión, oxígeno reducido y pocos nutrientes la hace particularmente útil para estudiar cómo, en general, la vida puede sobrevivir en una variedad de ambientes extremos sobre la Tierra y posiblemente en otro lugar en el Sistema Solar.

El trabajo será presentado por Jennifer Loveland-Curtze, investigadora superior asociada en el laboratorio dirigido por Jean Brenchley, profesor de bioquímica y biología molecular en la Universidad Estatal de Pensilvania, el día 3 de junio a las 10:30 a.m. en la 108ª Reunión General de la Sociedad Estadounidense para la Microbiología en Boston. (Ambientes Extremos-I, poster N-156)

Esta nueva especie está entre las bacterias ubicuas, aunque misteriosas, y ultra pequeñas que son tan diminutas que las células pueden pasar a través de los filtros microbiológicos. A decir verdad, se descubrieron algunas especies que vivían en el agua de ultra purificada que se usa para diálisis. «Las células ultra pequeñas podrían ser contaminantes desconocidos en los medios y las soluciones médicas, que se creen esterilizados mediante filtros«, dijo Loveland-Curtze.

El tamaño ultra pequeño de la nueva especie podía ser una explicación de por qué pudo sobrevivir durante tanto tiempo en el glaciar de Groenlandia. Llamada Chryseobacterium greenlandensis, la especie está relacionada genéticamente con ciertas bacterias encontradas en los peces, el barro marino y en las raíces de algunas plantas. El organismo es una de las sólo 10 nuevas especies científicamente descritas que provienen del hielo polar y de glaciares.

Para estudiar la bacteria en el laboratorio, el equipo de investigación, que también incluye a Vanya Miteva, investigador superior asociado, filtró las células del hielo derretido y las incubó en frío en soluciones de pocos nutrientes y libres de oxígeno. Los científicos entonces caracterizaron los rasgos genéticos, fisiológicas, bioquímicos y estructurales de la especie. El equipo espera que sus estudios de esta especie, así como de otras que viven en el glaciar de Groenlandia, revelen más información sobre cómo sobreviven las células y cómo pueden modificar su bioquímica y su fisiología con el tiempo.

«Los microbios suman un tercio o más de la biomasa de la Tierra, y sin embargo han sido descritos menos de 8.000 de los aproximadamente 3.000.000 que se supone que existen«, dijo Loveland-Curtze. «La descripción de esta especie es un paso significativo en el esfuerzo de conjunto por descubrir, cultivar y usar las características especiales de estos organismos«.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...