Un antiguo mineral revela el pasado acuoso de nuestro planeta

Los investigadores señalan que la Tierra puede haber estado húmeda, y con vida, hace más de 4.000 millones de años.

No se ha encontrado ninguna roca sobre la Tierra con mayor edad que 4.000 millones de años, y eso llevó a muchos geólogos a creer que durante los primeros 550 millones de años de existencia de la Tierra, el mundo era literalmente un infierno, que impedía que se formara roca sólida.

Pero hace 25 años, en una parte remota de Australia Occidental, unos investigadores encontraron algunos granos de circón, un mineral que es sumamente resistente a los cambios químicos, y eran más viejos que 4.000 millones de años.

En 2001, el profesor John Valley de la Universidad de Wisconsin-Madison y sus colegas informaron haber encontrado circones que tenían 4.400 millones de años.

«La gente pensó: Bueno, es obvio que han salido de rocas que fueron destruidas obviamente«, dice Valley.

Los investigadores establecieron la hipótesis de que quizás hubo un enorme bombardeo de meteoritos que destruyó las rocas de donde venían los circones.

Pero la evidencia más reciente de Valley y sus colegas sugiere una explicación diferente. En experimentos siguientes, analizaron isótopos de oxígeno en los circones que sugerían que hace 4.200 millones de años la Tierra ya no estaba terriblemente caliente, sino que tenía una temperatura baja, suficiente para que el agua líquida estuviera presente.

En sus más recientes conclusiones, divulgadas en línea en Earth and Planetary Science Letters, Valley con Takayuki Ushikubo y otros colegas buscaron litio dentro del mineral.

Las grandes cantidades de litio en los circones sugerían que los cristales se formaron en temperaturas relativamente frescas, y empujaba la fecha para el agua líquida hasta 4.300 millones de años.

La proporción de isótopos de litio en los cristales contenía la firma de un ambiente duro. «Porque lo vemos de manera ordinaria, esto sugiere que el ambiente era muy extensivo sobre la Tierra primigenia», dice Valley.

Añade, «La gente ha pensado durante mucho tiempo que la atmósfera temprana podía ser abundante en dióxido de carbono«.

Los altos niveles de CO2, quizás 10.000 veces más, habrían conducido a una lluvia extremadamente ácida, que habría disuelto los minerales menos resistentes de la corteza temprana de la Tierra, y podría explicar por qué hasta ahora fue imposible encontrar rocas de más de 4.000 millones de años.

Si el agua líquida existía hace tanto tiempo, las condiciones podrían haber sustentado vida.

«Nuestras muestras señalan que la tierra era habitable. Era un ambiente relativamente acogedor«, dice Valley.

«Las observaciones básicas son casi indudablemente correctas, estos circones muy viejos son ricos en litio y ésa es una firma distintiva de que los minerales de silicatos han sido expuestos al ambiente«, dice el profesor adjunto John Eiler, del California Institute of Technology en Pasadena, no involucrado en el estudio.

Pero porque los minerales son tan viejos, hay otras explicaciones posibles a cómo pudo el litio haber sido incorporado más tarde, y que tienen que ser descartadas, dice.

«Es otra pincelada en nuestra nueva imagen de la Tierra temprana y tal vez se sostenga, y tal vez no«, dice Eiler.

Pero la explicación de Valley es «muy probable. Estos circones de más de 4.000 millones de años son, hasta donde sabemos, las únicas muestras de los primeros quinientos millones de años de la historia de la Tierra. Son tan intrínsecamente interesantes que cualquier novedad que se produce es importante«, dice Eiler.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...