Otros hitos en la historia del automóvil

La historia del automóvil ha sido tan breve como intensa. Hace apenas cien años que se inventó y hoy podemos circular a grandes velocidades e, incluso, existen prototipos de vehículos que pueden recorrer largas distancias sin conductor. Ha sido un recorrido apasionante. El coche ha permitido a las personas desplazarse a largas distancias en periodos de tiempo antes impensables, lo cual ha propiciado mejoras en la calidad de vida y en las relaciones de los seres humanos.

Recientemente presentábamos algunos acontecimientos de la historia del automóvil. Nos centrábamos en sus inicios y primeros pasos. Aquí nos proponemos continuar hasta nuestros días.

Después de la comercialización del famosísimo Ford T – llamado popularmente “Lizzie de lata” – el coche se convirtió, en el mundo desarrollado, en un artículo común en cualquier familia de clase media. Y, con ello, el petroleo y su derivado, la gasolina, en artículo preciadísimo.

A modo de curiosidad, explicaremos brevemente como funciona el motor de gasolina: en él se producen cuatro pasos, que son :

Admisión : el pistón baja y aspira la mezcla de aire y gasolina.

Compresión : el pistón sube y comprime la mezcla. Combustión : en la bujía salta una chispa que inflama la mezcla ; los gases empujan el pistón hacia abajo. Escape : el pistón sube y empuja los gases quemados hacia el exterior.

En el anterior post habíamos llegado hasta la “Gran depresión”, pero, como nos quedaron algunos hitos anteriores a ella en el tintero y tienen su interés, los presentamos aquí.

En 1.919, se instalaron en Detroit, Estados Unidos, los primeros semáforos.

En 1.921, se montaron, en un modelo Duesenberg, coche americano, los primeros frenos hidráulicos. Por su parte, los soviéticos fueron, en este sentido más lentos, ya que no fabricaron su primer automóvil hasta 1.926; lo bautizaron como “Nami 1”. Todos estos modelos podían, desde 1.924, circular por la primera autopista construida ; fue en Italia, entre las ciudades de Milán y Varese. Pero, curiosamente, hasta el año siguiente, no se pintaron las primeras lineas en las carreteras, hecho que sucedió en Inglaterra.

El primer servicio transcontinental de autobuses unió San Francisco y Nueva York en 1.928.

Al año siguiente, Cadillac monta la primera caja de cambios sincronizada. Y, en 1.934, la francesa Citroën introduce el coche monocasco, cuya carrocería actúa como chasis. Ese mismo año, el inglés  Percy Shaw inventa las señales reflectantes. Pero la señalización automática de cambio de dirección, es decir, los intermitentes, no aparecen hasta 1.938.

Por su parte, los primeros neumáticos sin cámara datan de 1.948.

En 1.967, se construye en Alemania el primer coche con motor rotativo Wankel.

Seguro que nos sorprenderá saber que el primer ordenador de a bordo se instaló en un automóvil en 1.980 y servía para controlar el consumo de combustible. En relación con éste, en 1.988, la Comunidad Europea introdujo la gasolina sin plomo y los catalizadores, que ayudan a reducir la contaminación.

Hoy, incluso se están probando modelos capaces de recorrer largas distancias sin conductor.

No cabe duda de que, la del automóvil, ha sido una historia muy rápida. Lejos quedan aquellos modelos inaugurales con apenas seis u ocho caballos de potencia, al lado de los cuales los fórmula uno de hoy parecerían naves extraterrestres

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...