Hallan pruebas de que hay planetas como la Tierra en la Vía Láctea

El ser humano peca, a veces, de soberbio. Nos creemos el centro del Universo y descartamos que pueda haber vida en otros planetas. Sin embargo, un equipo científico dice haber hallado restos de agua en ciertas enanas blancas. Ello significa que podrían albergar vida.

El ser humano peca, frecuentemente, de soberbia. No sólo nos creemos los dueños y señores de nuestro planeta, al que maltratamos constantemente, sino que intentamos descubrir otros para colonizarlos. Peor aún, cometemos la imprudencia de suponer que somos únicos en el Universo.

Foto de la Tierra

La Tierra vista desde el espacio

Al margen de tesis ufológicas más o menos serias o ridículas, de las que algunos obtienen pingües beneficios, hay un hecho que es incontestable: si en la Tierra se dan las condiciones necesarias para que se mantenga la vida, ¿por qué no va a haber otros planetas en la inmensidad del Universo con unas características similares?

Éste es tan enorme que ni siquiera sabemos con certeza sus dimensiones. De hecho, tan sólo conocemos una mínima parte de él y de los fenómenos por los que se rige. Cuestiones como los agujeros negros, los anillos de gusano u otros constituyen misterios todavía.

Viene esta reflexión al caso porque un grupo de investigadores de la Universidad de Leicester, en el Reino Unido, que se dedican al estudio de las enanas blancas cree haber hallado pruebas de que existen en la Vía Láctea otros planetas de características similares a la Tierra.

Se llaman enanas blancas a los remanentes que quedan cuando una estrella ha agotado su capacidad nuclear. En palabras de Stephen Hawking, son «estrellas frías estables, mantenidas por la repulsión debida al principio de exclusión entre electrones». Este estado es el punto final de la evolución para la gran mayoría de las estrellas que existen en el Universo.

Al estudiar las enanas blancas, estos científicos, dirigidos por el doctor Jay Farihi, observaban restos de metales contaminantes externos como el hierro o el magnesio. Pero pensaban que procedían del medio interestelar, es decir, del espacio que hay entre las estrellas.

Foto de dos enanas blancas

Dos estrellas enanas blancas

No obstante, al profundizar en su estudio, han comprobado que es casi seguro que estos metales contaminantes sean restos planetarios rocosos que contienen incluso agua. Y si ésta se halla presente en ellos, también lo estará en una parte importante de los asteroides cercanos a algunas estrellas. Por tanto, puede pensarse que, al menos la vida simple pueda ser posible a lo largo de la galaxia.

De todas estas premisas, Farihi y su equipo han concluido que algunas estrellas similares a nuestro Sol –también algunas más masivas, como Vegapueden haber construido sistemas planetarios similares al de nuestra Tierra. Y, por tanto, en ellos podrían darse formas de vida.

Fuente: Noticias de Ciencias.

Fotos: Tierra: Ozkr en Picasa | Enanas blancas: Pingnews.com. en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...