¿Cómo llegar a ser detective privado?

Los estudios para convertirnos en detective privado son accesibles para todo tipo de personas y ofrecen grandes posibilidades de aprendizaje.

¿Has pensado en convertirte en detective privado? Seguro que es una idea que, en alguna ocasión, se te ha pasado por la cabeza. Los personajes de cine y televisión que trabajan en este tipo de empleo nos inspiran a soñar con la idea de que nosotros también podríamos ser profesionales de la investigación.

Y eso nos lleva directamente a una pregunta: ¿Cómo llegar a ser detective privado? ¿Qué hay que hacer para lograrlo? La buena noticia es que no es tan complicado como podríais imaginar. No necesitáis una aventura, una historia profunda como las de ficción o un mentor, sino que podéis lograrlo gracias a la formación habilitante de detective privado del INESEM (Instituto Europeo de Estudios Empresariales).

Esta formación se presenta en forma de diploma de extensión universitaria, lo que permite disponer de un título de calidad que os abrirá las puertas para un trabajo único. Esta titulación está reconocida por el Ministerio de Interior y abarca una carga lectiva de 180 créditos.

¿Qué es lo que seremos capaces de hacer en el momento en el que estemos titulados de forma oficial como detective privado? Los servicios de un detective privado son solicitados en multitud de situaciones y casos de lo más variados. Por ejemplo, son los responsables de hacer investigaciones a fondo que requieran vigilancia y búsqueda de pruebas que puedan destapar todo tipo de irregularidades o delitos.

El detective privado está preparado para descubrir si se está produciendo un incumplimiento en el pago de una pensión, como por ejemplo en caso de divorcios, y también es capaz de llevar a cabo investigaciones que destapen infidelidades. Son un buen recurso para hacer vigilancia en adolescentes cuyos padres estén preocupados por sus vidas, también pueden analizar las ocupaciones de viviendas, la exploración de conflictos empresariales y los fraudes.

El día a día de un detective privado está marcado por la emoción y por, cada vez, enfrentarse a un nuevo tipo de reto. Se trata de una de las profesiones más dinámicas y que más variedad aportan al profesional, quien tiene que tener una formación sólida que les permita realizar su trabajo aplicando conocimientos que le lleven a alcanzar el éxito. Por ejemplo, un detective privado tiene que saber cuáles son las normas corporativas, ser experto en distintas ramas del derecho y conocer todas las leyes aplicables a su trabajo o a los casos concretos de sus clientes.

Eso también significa que el investigador privado aprende, en su formación, lo necesario sobre análisis criminal, desarrollando unos conocimientos y habilidades que le convertirán en una pieza fundamental en cualquier proceso de investigación. Con la formación, el estudiante conocerá todo lo importante sobre seguridad privada, estará preparado según las exigencias de la Secretaría del Estado de Seguridad y aprenderá sobre derecho constitucional, penal, procesal o, entre otras ramas, civil y laboral.

Gracias a este tipo de formación, el detective privado acaba siendo un comodín en cualquier investigación, un profesional que también está entrenado para aplicar ciencias sociales, criminológicas, psicológicas, conocer la deontología y distintos métodos de investigación. Además, también se forma al profesional para que tenga el conocimiento necesario a la hora de darse de alta en la actividad profesional, gestionar su propio despacho, dar de alta detectives y cubrir cualquier otra obligación que se le aplique.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que el profesional no solo se va a formar en la aplicación de leyes, normas y conceptos teóricos, sino que también aprenderá a actuar como un detective privado. Eso significa que se habituará a la forma en la que se combinan días de trabajo en exterior, realizando tareas de investigación o vigilancia, con tareas que se pueden llevar a cabo desde la oficina. En estos días, la investigación privada cada vez está más relacionada con la tecnología y la información que circula por la red, por lo que un buen detective también aprenderá a ser capaz de moverse online de forma fluida.

Las salidas laborales con las que se encuentra el detective privado son numerosas. Hay multitud de empresas que tienen a estos profesionales en plantilla, sobre todo en casos en los que se realizan muchas investigaciones relacionadas con fraude o con bajas laborales. En otros casos son detectives contratados de forma externa y que ofrecen sus servicios a corporaciones de todos los estilos o a clientes privados que necesitan sus habilidades para resolver una serie de cuestiones.

Se puede trabajar tanto de manera independiente como en empresas, y sus conocimientos y capacidad de investigación los convierten en profesionales muy solicitados. Los detectives privados, teniendo en cuenta cómo avanza la sociedad y el valor que tiene la información en estos tiempos, son personas que van a continuar teniendo cada vez una mayor relevancia en el mercado laboral. Por ello, disponer de una titulación como esta, puede ser la herramienta que ayude a que se abran todo tipo de puertas en la búsqueda de un trabajo que ofrezca gran satisfacción.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...