Ideas para dormir a pesar del calor

Con el verano, llegan las altas temperaturas y, con éstas, los problemas de insomnio. A todos nos ha sucedido no poder dormir a causa del calor. No obstante, siguiendo algunos trucos caseros, podemos facilitar nuestro sueño. A continuación los exponemos.

Con la llegada del verano, las personas que habitan en zonas muy calurosas comienzan a no poder conciliar el sueño. Y es que, ciertamente, cuando el calor aprieta, resulta muy difícil dormir. Igual da abrir las ventanas, pues no corre el aire, dar vueltas en la cama en busca de la parte más fresca, ya que no la hay, o levantarse, porque, al volver a acostarse, seguimos teniendo calor.

Un bebé durmiendo

Un bebé durmiendo

No obstante y aunque no son infalibles, hay algunas cosas que podemos hacer para mejorar esta situación. Son pequeños trucos caseros que pueden ayudarnos a descansar. Ahí van algunos de ellos.

En primer lugar, pueden aplicarse los mismos que se recomiendan para las personas insomnes. Realizar ejercicio físico –siempre durante las horas de menos calor para evitar el ‘golpe’-, con objeto de disminuir el estrés; cenar ligero y no abusar ni del alcohol ni del tabaco; seguir una rutina: acostarse siempre a la misma hora; usar la habitación sólo para dormir, no ver la televisión o trabajar en ella; intentar mantener la estancia en silencio y oscuridad; beber un vaso de leche tibia para acostarse; y usar un colchón firme y cómodo y sábanas de algodón, que son más frescas, son algunos de estos consejos.

Pero también existen otros específicos para combatir el calor. Así, por ejemplo, es recomendable tomar una ducha fría antes de ir a la cama y no secarse por completo, sino acostarse húmedo.


Del mismo modo, irse a la cama con unos calcetines mojados en los pies ayuda a dormir, pues los enfriará y el calor se pierde más rápido por las extremidades. El problema es que, una vez que se sequen, nos darán calor. En este sentido, también puede ponerse una botella de agua helada entre los tobillos o bajo los pies y éstos deben dormir destapados por el mismo motivo.

En cuanto a la ropa, el algodón, como decíamos, es mucho más fresco y tampoco es mala idea humedecer las sábanas o llevarnos a la cama una bolsa de hielo. Las puertas, por su parte, deben estar abiertas para que haya la mayor corriente de aire posible. Y, si vivimos en un ático o tenemos una puerta hacia él, conviene dejarla abierta, ya que el aire caliente tiende a subir.

Los niños duermen mejor que las personas mayores

Los niños duermen mejor que las personas mayores

En lo que respecta a la postura, dormir de lado ayuda a refrigerar el cuerpo. Igualmente, utilizar una almohada individual y lo más pequeña posible, permite que circule más aire alrededor de la cabeza.

Junto a estas ideas, no podemos olvidar el clásico ventilador –si ponemos delante de él una botella helada, el aire será más frío- y el no menos habitual recurso de dormir en la terraza, en una hamaca.

Fotos: Bebé durmiendo: Estrelas e Limóns en Flickr | Niño dormido: Alessandro Zangrilli en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...