El proceso de envejecimiento

En esta entrada veremos lo relacionado al proceso de envejecimiento y la lucha diaria de los científicos por encontrar la fórmula para revertirlo

En esta sociedad moderna todo el mundo anda preocupado por no envejecer. Es una carrera contra el tiempo, contra el mundo y contra uno mismo. En realidad, el envejecimiento es un proceso que se lleva a cabo célula a célula, haciéndose aparente esta destrucción celular mediante el daño acumulativo como pieles ajadas, órganos que fallan y mentes debilitadas. Examinar lo que sucede en el interior de la célula es la misión de los investigadores de este campo que día a día parecen trabajar en al frontera entre la ciencia y la ciencia ficción. Uno de los temas de mayor enfoque dentro de estas investigaciones son los radicales libres. Estos son moléculas con electrones desparejados. Como los electrones tienen la tendencia natural de juntarse en parejas, hacen que esas moléculas sean altamente reactivas. Lo pero de este caso es que una sola molécula inestable de radicales libres puede trastornar a más de una molécula estable. ¿Las razones? La reacción de un radical libre con una molécula estable produce otro radical libre, lo que conduce a una reacción de destrucción celular tipo cadena de fichas dominó. Pero no todo esta perdido ya que la solución a este problema son los llamados antioxidantes.

Imagen tomada de Flickr por bruno unna

Ellos vienen en nuestro auxilio, emparejándose con los radicales libres para formar nuevos compuestos que pueden ser expulsados con inocuidad del cuerpo. Los antioxidantes neutralizan a los radicales libres. Entre los antioxidantes están las vitaminas C y E. Otros minerales, como el zinc y el selenio, trabajan en ello al convertirse en parte de los compuestos antioxidantes producidos en el interior del organismo.


El zinc es necesario para producir la dismutasa superóxido y el selenio para el proceso de la peroxidación de la glutamina, un aminoácido calve en nuestras defensas contra el envejecimiento. En el curso de las operaciones normales, todas las células producen desechos y a medida que vamos cumpliendo años, nuestros cuerpos van perdiendo eficiencia a la hora de remover toda esa basura celular. Los desechos se van formando en el interior y el exterior de la célula. Ninguna se salva, células musculares, células nerviosas están implicadas en este proceso. El resultado es la producción de embotellamientos de tráfico celular, que dificulta el envío de oxígeno y nutrientes a los lugares donde el organismo los precisa. La vitamina E juega un papel importante en este punto.

Los experimentos indican que esta vitamina puede disminuir la acumulación de desechos celulares mediante su eliminación a la misma velocidad con que son producidos. Los expertos aún no pueden afirmar si esto nos va a conducir a un incremento de la longevidad, aunque las perspectivas parecen muy prometedoras. Por otra parte, contamos con la ayuda de un sistema inmunológico muy fuerte para protegernos de los invasores, tanto microorganismos como bacterias y virus, y contaminantes como el humo del cigarrillo. Pero nuestro sistema inmunológico puede volverse contra nosotros. De hecho, uno de los descubrimientos médicos más asombrosos de las décadas pasadas fue la evidencia de que muchos de nuestros padecimientos más graves como la artritis, la diabetes y la arterioesclerosis están producidos parcialmente por los ataques de nuestro sistema inmunológico. Cuando nuestro sistema inmunológico ataca a aun invasor, lo hace lanzando y emitiendo ejércitos de moléculas reactivas como radicales libres. Pero en las enfermedades autoinmunológicas, como la artritis reumatoide, los radicales libres se dirigen contra nuestras articulaciones. En el caso de la artritis referida hay que notar que los fármacos antinflamatorios trabajan produciendo corto circuitos en las cadenas de radicales libres.

Imagen tomada de Flickr por carlescerulla

En el caso de la arterioesclerosis, los cardiólogos opinan que los depósitos de colesterol, no pueden desarrollarse a menos que exista un daño inicial sobre las paredes arteriales, deterioro causado por los radicales libres. Es interesante hacer notar que las enfermedades cardiacas son epidémicas en ciertas regiones de China donde el suelo carece del mineral antioxidante selenio. En los últimos años, los investigadores de la longevidad han llegado a saber que la capacidad de reproducirse tiene un costo. El acortamiento de la existencia. Aunque esto pueda resultar hasta cierto punto novedoso para la comunidad científica, ha sido parte del acerbo común de conocimientos de los dueños de animales domésticos. Los perros y sobre todo los gatos, viven más cuando están castrados. Algunos opinan que la energía utilizada en mantener la capacidad reproductora gasta reservas necesarias para la reparación celular. Pero otros creen que el factor crítico se halla en la alteración de los niveles hormonales. Aunque las implicaciones prácticas de las investigaciones sobre la fertilidad no han quedado todavía claras, cada uno de los nuevos descubrimientos acaba de rellenar otra parcela del rompecabezas del envejecimiento, abriendo a su vez nuevas interrogantes.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...