Un precioso tesoro medieval

El 11 de junio, el aficionado Stan Cooper estaba explorando un lugar junto a un arroyo cerca de Sandbach, Cheshire, cuando su máquina divisó algo. Cavó unas cuatro o cinco pulgadas de profundidad en la arena y encontró un pequeño objeto que parecía hecho de un metal precioso. Tras diez minutos en un limpiador ultrasónico, la máquina reveló que se trataba de un pequeño broche de oro exquisitamente tallado.

El 11 de junio, el aficionado Stan Cooper estaba explorando un lugar junto a un arroyo cerca de Sandbach, Cheshire, cuando su máquina divisó algo. Cavó unas cuatro o cinco pulgadas de profundidad en la arena y encontró un pequeño objeto que parecía hecho de un metal precioso. Tras diez minutos en un limpiador ultrasónico, la máquina reveló que se trataba de un pequeño broche de oro exquisitamente tallado.

Broche de oro medieval

Cooper lleva dedicándose a la detección de metales desde hace 20 años, pero nunca había encontrado nada parecido. Se trata de un broche, un poco más grande que una moneda de una libra. El bastidor exterior tiene la forma de un corazón, cuya mitad inferior se ha elaborado en forma de dos brazos que se unen con las manos entrelazadas.

Las mangas están decoradas con tacos a lo largo de los bordes, además, son diferentes entre sí. Mirando el broche de frente, la mano izquierda tiene la manga más corta, la cual llega hasta la muñeca, mientras que la manga derecha cubre la parte superior y tiene forma de trompeta. La longitud y el estilo de las mangas sugieren que la mano derecha es femenina y la izquierda masculina.

Cooper tuvo dos semanas de tiempo antes de tener que entregar el objeto a las autoridades locales, por lo que llevó a cabo una investigación por su cuenta. Piensa que pudo ser fabricado en la época pre-victoriana y descubrió que el diseño del apretón de manos puede pertenecer a las piezas de la época romana medieval.

Más tarde, el objeto fue entregado a Peter Reavill, quién lo identificó como una joya de oro de alta calidad perteneciente a la Baja Edad Media, probablemente era un regalo de compromiso. Los broches con forma de corazón que se han encontrado datan de la Edad Media. Esta combinación de un corazón y las manos entrelazadas es muy inusual y no se ha encontrado ningún otro broche con estas características.

Se designó como un hallazgo de importancia regional y fue enviado al Museo Británico para realizar su análisis y autentificación, dónde han confirmado su datación y calificación como tesoro medieval. Actualmente se está poniendo en venta en una subasta en Macclesfield, Cheshire. Se estima que tiene un valor de unos 40.000 euros y Cooper ha señalado que compartirá los ingresos de la venta con el dueño de la finca donde encontró el objeto.

Fuente: History

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...