Tecnología espacial para estudiar la Historia

Científicos de la Agencia Espacial de Investigación de Leicester están trabajando junto a un historiador del arte, empleando tecnología avanzada para poder descifrar aspectos del pasado, en este caso, de la familia Tudor.

Utilizar tecnología espacial para ayudar a comprender mejor la historia, es algo que a muchos historiadores les agradará. Y por su elevado coste de inversión, algo casi imposible para la gran mayoría de los expertos en arqueología.

Hoy día se esta utilizando herramientas que se sirven para analizar roca lunar, en la investigación y exploración de fragmentos de tumbas del siglo XVI. Científicos de la Agencia Espacial de Investigación de Leicester, están trabajando con un historiador del arte de la universidad cercana, así como académicos de Oxford y Yale en un proyecto de tres años que pretende arrojar nueva datos sobre nuestra comprensión sobre la historia de la familia Tudor.

Phillip Lindley trabaja junto a científicos para descubrir lo que nos falta sobre la familia Tudor

Con estas herramientas, se han visto con mayor detenimiento unas porciones de tumba de la familia Howard, que habían estado escondidas y conservadas en mal estado durante mucho tiempo. Los fragmentos de dichas tumbas fueron descubiertos por los arqueólogos en Thetford, en 1934 y fueron guardados en un almacén sin saber el valor que estas piezas contenían. Salieron a la luz cuando el Dr. Simon Thurley asumió recientemente el cargo de Director General de Patrimonio Inglés.

Se llamo al profesor de la Universidad de Leicester, Dr. Phillip Lindley, para investigar los fragmentos de la tumba, quien se quedo de inmediato fascinado por la riqueza de información de aportaban dichas piezas. Gracias a esas tumbas, seria posible reconstruir la historia de la familia Tudor, una de las familias más influyentes de la historia anglosajona.

Él quería reconstruir la tumba de nuevo, por lo que propuso al Centro de Investigación Espacial que de forma virtual lo hicieran y así poder ver cómo era originalmente la pieza completa. Este trabajo parece más un rompecabezas que otra cosa. Otro miembro clave del equipo de investigación es el historiador Dr. Steven Gunn, de Merton College de Oxford, encargado de proporcionar el contexto histórico de los hallazgos.

Gracias a estas investigaciones que se están llevando a cabo, se han podido asignar dueño a cada uno de los fragmentos y saber a quien pertenecía cada una de las tumbas. Es algo muy innovador esta cooperación entre diferentes departamentos pues como se dice, las cosas en equipo dan mejores resultados que si se busca la individualidad. La esperanza es que la tecnología ofrezca a los niños del futuro una nueva forma de ver las pistas que iluminan el pasado, porque la historia construye nuestro futuro.

Fuente: Guardian

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...