Secretos para conseguir trabajo

Es  común no saber por dónde arrancar cuando se empieza a buscar un empleo. Son tantos los caminos, que da la sensación de que ninguno es el correcto. La ansiedad suele ser mala consejera e inmoviliza a la hora de salir al encuentro de un nuevo trabajo.

Una de las mejores herramientas que podemos tener  a la hora de emprender este desafío es el de comenzar por un proceso de autoconocimiento. Para ello es imprescindible tener en cuenta, intereses y, objetivos,  expectativas profesionales, y ocupaciones personales. Como así también poseer una  estrategia laboral, evaluando cuales son las fortalezas y las debilidades personales.

Por otro lado se vuelve imprescindible el análisis de las oportunidades y obstáculos que posee la inserción laboral. Además como principio y fin que engloba a los demás objetivos será necesario tener en cuenta cuales son las competencias más buscadas en el mercado laboral actual.

Entonces, un excelente lección  para empezar, y que nuestra búsqueda no se transforme en un callejón sin salida es  la exploración de los propios intereses, y la búsqueda de un propósito o meta laboral, que sirva a modo de punta pie.

Esto con llevará a que cada uno rastree cual es su vocación, y a través de las propias preferencias poder establecer un horizonte. A partir de aquí, podremos indagar todas las posibilidades, que ofrece el mercado y que tienen que ver con nuestros objetivos concretos. Para ello, aunque parezca ingenuo recordar los juegos de nuestra infancia suele ser de gran orientación.

Para que podamos  establecer cuáles son las prioridades que podemos utilizar como brújula, la propuesta es tomar una hoja y un lápiz y organizar según tus preferencias la siguiente lista:

  1. Dinero y recompensas económicas por los logros.
  2. Estabilidad laboral.
  3. Trabajar en una compañía prestigiosa.
  4. Desarrollo personal en el trabajo.
  5. Capacitación.
  6. Buena relación con el jefe directo.
  7. Protagonismo en la función y capacidad de decisión.
  8. Expectativas de crecimiento y posibilidad de ascenso.
  9. Grupo de trabajo amigable y buena relación con los compañeros.
  10. Trabajo entretenido.

A partir de allí, es necesario buscar una manera de potenciar nuestras fortalezas, disminuir  las debilidades y neutralizar las posibles  amenazas para tener en claro que es lo que le podemos ofrecer al mercado laboral.

Llegado este punto podremos enumerar fácilmente, y establecer una lista de prioridades que nos oriente por donde comenzar a buscar el tan ansiado trabajo, sin caer en opciones que a la larga, terminen por defraudarnos haciéndonos redoblar nuestros esfuerzos.

Fotografia:  Gobierno Municipal de Piñas en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...