Se roban las lápidas del cementerio de la capilla de Brontë

Más de un centenar de lápidas de la Capilla de Brontë, en Inglaterra, han sido robadas y la policía está buscando cualquier pista que les lleve a descubrir a los ladrones.

Capilla Brontë

Más de un centenar de lápidas y losas de piedra han sido robados del cementerio de la capilla de Old Bell, también conocida como la Capilla Brontë por Patrick Brontë, padre de las hermanas literarias y cura de la capilla, en el pueblo de West Yorkshire Thornton. Después de 12 años de restauración y cuidado para que la capilla y el cementerio, de más de 150 años de antigüedad, se convirtieran en un hermoso y acogedor lugar para los aficionados de la historia, el pasado domingo 20 de Octubre se descubrió que había sido arrancada una parte de la pared exterior y robadas varias lápidas y losas del cementerio.

Dos de las lápidas habían guardado el lugar de descanso de los hijos de John y Mary Pickles y la hija de James Abbott desde la década de 1820. Otra de ellas no tenía un nombre impreso pero se sabe que data de 1790. Eran unas losas enormes y muy pesadas, por lo que no se explica cómo han podido trasladarlas los ladrones, pero lo que es seguro es que para el robo eran necesarias de herramientas y varias manos.

La policía pide a cualquier ciudadano que posea información sobre los robos que se ponga en contacto con ellos llamando al 101. Mientras tanto, la policía está patrullando por las calles y jardines con regularidad. Las lápidas son demasiado grandes como para venderlas en el mercado negro, y las losas no tienen marcas distintivas, por lo que los investigadores se encuentran bastante desorientados.

El grupo encargado de la restauración de la capilla espera que al menos las tumbas, que son irremplazables, puedan encontrarse. La publicidad que ha tenido el robo, sin embargo, puede obstaculizar los intentos de los ladrones de ponerlas en venta, por lo que aún queda esperanza.

Cuando el grupo de restauración se encontró la capilla y comenzó su restauración en el año 2000, era un desierto comparado con el trabajo que han realizado. Se despejó la maleza, dejando al descubierto el resto de paredes de la capilla y se abrió el cementerio para que los lugareños pudieran visitar a sus ancestros y familiares, y los amantes de Brontë pudieran rendir homenaje donde todo comenzó.

Vía: History

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...