Se pone a la venta una espada saqueada en las cruzadas de Alejandría

La Casa de Subastas Bonhams venderá el próximo 28 de noviembre una espada robada durante el saqueo de Alejandría en el siglo XIV.

Espada saqueada en la Toma de Alejandría

La espada que fue uno de los puntos clave de las cruzadas del siglo XIV será la estrella de la “Bonham’s Antique Arms and Armor”, que la pondrá a la venta el próximo 28 de Noviembre.

Con una hoja de más de 92 centímetros, una empuñadura grabada con una cruz de crosslet (un símbolo de la expansión del cristianismo) y una vaina de cuero que la dan un total de 115.7 centímetros de largo, la espada es una reliquia del pasado. Fue forjada en Italia a mediados del siglo XIV como regalo al sultán de Egipto al-Nasir Hasan de parte de Pedro I, rey de Chipre.

Segundo hijo del rey Hugo IV de Chipre, Pedro I era un Lusignan, una familia de nobles franceses que tuvieron gran importancia en las cruzadas que recibió en su juventud el título de conde de Trípoli. Tenía la intención de emprender una nueva cruzada para arrebatar Jerusalén a los musulmanes, ya que se consideraba rey por derecho de la ciudad. Sin embargo, su padre se opuso a su deseo, por lo que tuvo que esperar a su muerte para llevar a cabo la conquista. Después de conseguir el apoyo de diversos nobles, consiguió saquear la ciudad de Alejandría matando a muchos de sus habitantes y capturando a judíos y musulmanes para venderlos como esclavos.

Sin embargo, sus apoyos se negaron a seguir a Pedro hasta un ataque a El Cairo, por lo que no le quedó más remedio que regresar a Chipre, pero aún así se ganó la enemistad del sultán de Egipto, dificultando así las rutas comerciales con Oriente.

Este hecho provocó muchas represalias por parte de los mercaderes cristianos de Siria, por lo que el Papa Urbano V aconsejó a Pedro hacer las paces con el sultán. La espada por tanto, fue un regalo con un fin diplomático.

No obstante, Pedro continuó con su cruzada y asaltó la ciudad de Trípoli. Posteriormente intentó reunir de nuevo un ejército de cruzados, pero fracasó, por lo que tras nuevos consejos del Papa Urbano V, firmó la paz con Egipto junto al Papado y la República de Venecia.

Durante su estancia en Roma, recibió un llamamiento de los barones de Armenia que le habían proclamado rey y le instaban a que dirigiera el reino. Sin embargo, en su regreso a Chipre, Pedro I se encontró con la infidelidad de su esposa y la revuelta de algunos nobles que se destacaban por su tiranía.

A pesar de su severidad y su dureza, que le llevaron a una muerte temprana, sus actos de caballería y su perseverancia en las cruzadas hicieron que fuera recordado como un modelo de caballería.

Vía: Bonhams

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...