Se encuentran los restos de un hombre con armadura en “la Pompeya de Japón”

Los arqueólogos que trabajaban en la excavación de los restos de una antigua erupción volcánica en la Prefectura de Gunma han encontrado los restos bien conservados de un hombre con armadura en la conocida «Pompeya de Japón».

Hombre con armadura encontrado en la Pompeya de Japón

Los arqueólogos que trabajaban en la excavación de los restos de una antigua erupción volcánica en la Prefectura de Gunma, a 70 millas al noroeste de Tokio, han encontrado los restos bien conservados de un hombre con armadura. El cuerpo estaba atrapado bajo las cenizas calientes de la erupción del Monte Haruna del año 600 d.C. Como curiosidad, el cuerpo fue hallado frente al volcán: parece que, en el momento de su muerte, el hombre se encontraba de pie y luego cayó de rodillas, hasta que cayó hacia delante, donde el flujo piroclástico se apoderó de él.

Bajo circunstancias normales, cualquier persona huiría si el flujo piroclástico se apresurara hacia él, pero esta persona murió frente a ella”, declaró Shinichiro Ohki, de la Fundación de la Investigación Arqueológica e Gunma. “Tal vez fuera alguien con una elevada posición que hubiera ido a rezar en un intento de apaciguar la ira del volcán”.

El tipo de armadura que llevaba, indica que era alguien con un estatus muy elevado dentro de la comunidad. Era un tipo de armadura llamada “keiko” o “kozaneko”, fabricada con acero y pequeñas placas de hierro conectadas entre sí mediante tiras de cuero. Este estilo fue importado desde Corea en el siglo V, una época en la que la aristocracia estaba cada vez más militarizada. Fue diseñada para su uso a caballo, ya que la caballería armada había sido introducida recientemente en el periodo Kofun de Japón, desde China a través de Corea. Sólo la élite militar podía costearse una armadura keiko.

A partir de este periodo, se han descubierto alrededor de 600 armaduras de este tipo en Japón, pero todas se encontraron en las tumbas de sus dueños. Esta es la primera vez que alguien ha descubierto la armadura colocada en el cuerpo. Tal vez la erupción volcánica le pilló desprevenido, ya que sólo llevaba las piezas de protección del torso y los muslos, no el traje completo.

El resto de la armadura fue encontrada cerca de tres pies al oeste de los restos, pero también se encontró el cráneo incompleto de un bebé que no contaría más que con unos pocos meses de edad, lo que sugiere que tanto los restos del hombre, como el resto de la armadura y el cuerpo del niño se enterraron juntos por el mismo flujo piroclástico.

Kanai Higashiura y los lugares vecinos de Kuroimine y Nakasuji se conocen como “la Pompeya de Japón”, ya que fueron enterrados por las dos erupciones del Monte Haruna. El caballero armado murió en la primera erupción que dejó una capa de piedra de un pie de espesor. El segundo tuvo lugar alrededor del año 550 d.C. y fue mucho más devastador, ya que enterró bajo el flujo piroclástico a toda el área bajo una capa de piedra de 7 metros de espesor.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...