¿Quién limpiará Fukushima?

El servicio de limpieza de Fukushima cuenta con nuevos trabajadores en la forma de indigentes a los que se les pagan 70 euros al día.

La limpieza de la central nuclear de Fukushima

Fukushima puede ser un tema del que ya no se habla tanto como tiempo atrás, pero Japón todavía está en proceso de solucionar el gran desastre provocado por la naturaleza. Los efectos del tsunami en la central nuclear todavía se sienten en la actualidad y comienza a ser complicado encontrar trabajadores que estén dispuestos a esforzarse para llevar a cabo tareas de limpieza.

Ahora el gobierno japonés ha anunciado su plan para conseguir nuevos trabajadores que se encargarán de limpiar la central nuclear. El lugar en el cual han depositado su interés es en las calles, donde viven muchos indigentes que van a convertirse en empleados improvisados a cambio de unas condiciones laborales beneficiosas para su día a día.

De encontrar a estas personas se encarga Seiji Sasa, que está considerado como el reclutador. Su trabajo se basa en recorrer la estación de tren todas las mañanas en busca de personas sin hogar que estén interesadas en convertirse en parte de la plantilla del equipo de limpieza de la central. No es un trabajo sencillo ni precisamente seguro, pero en muchos casos están aceptando las condiciones para poder aportar a su vida algo nuevo y la esperanza de tener un sueldo diario con el cual poder seguir adelante.

La situación en la central nuclear de Fukushima no es positiva y, como indicamos, no se trata del marco laboral más cómodo en el cual trabajar. Es peligroso, pero también es extremadamente peligroso vivir en la intemperie como hacen algunos de los nuevos trabajadores. El frío del invierno es elevado y dormir en la calle se ha convertido en un riesgo que hay muchos indigentes que ya no quieren seguir corriendo. Los riesgos vinculados con la limpieza de Fukushima se encuentran en los peligros de la radiación, que todavía ataca y está activa en la zona.

Los nuevos trabajadores de la central nuclear de Fukushima ganan un total de 70 euros al día que pueden invertir en lo que necesiten. La empresa no corre con los gastos de comida, ni tampoco con los de alojamiento. Esto significa que los indigentes deben invertir parte de los 70 euros al día en alquilar una habitación y en pagarse la comida que consuman a lo largo del día. No obstante, el resultado al hacer cuentas está siendo positivo para muchos de los indigentes que han encontrado en esta propuesta una manera de darle un giro radical completo a su vida.

Vía: El Mundo

Foto: Nuclear Regulatory Commission

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...