¿Quién ha comprado la mansión Playboy?

Playboy ha vendido su característica mansión, aunque no cambiará de manos hasta que Hugh Hefner fallezca.

Compra de la mansión Playboy

Motivo de sueños, de fantasías y de alegrías de todo tipo. La mansión Playboy es uno de los lugares que de forma más frecuente aparecen dentro de los sueños de hombres de todo el mundo. Se ha vendido a lo largo de los años como un lugar que ha aglutinado la belleza femenina con un líder, el icónico Hugh Hefner, que ha ayudado a que el mundo pueda fantasear con un escenario que ha sido objeto de referencias en películas y todo tipo de producciones. Pero teniendo en cuenta que Hefner ya tiene sus respetables 90 años, y que podría decir adiós en cualquier momento, el magnate de Playboy ha decidido que era hora de vender.

Pero no pensemos que ahora Hugh Hefner se mudará a un apartamento en Nueva York donde vivirá rodeado de enrollados compañeros de piso y conejitas prejubiladas. En realidad el contrato de venta que se ha firmado con el nuevo propietario, del cual ahora hablaremos, incluye una cláusula que proporciona al fundador de Playboy el derecho a seguir viviendo en la mansión durante el resto de su vida. Suponemos, eso sí, que el nuevo propietario tiene en cuenta que la «emocionante» vida de Hefner no le permitirá convertirse precisamente en el hombre más viejo del mundo. O quizá sí, quién sabe, porque hemos visto a Hefner en algunas ocasiones y no aparenta ser un señor de tanta edad.

La casa se puso a la venta en enero de este mismo año 2016 y ha estado dando vueltas por las carteras de algunos inversores que tenían pensado sacarle provecho en el futuro. Hubo quien pensó incluso convertir la mansión en un lugar de peregrinaje para los seguidores de Playboy, algo que hay que reconocer que a nosotros nos ha extrañado que no haya decidido el propio Hefner.

Al final la adquisición la ha realizado Daren Metropoulos, que ya era propietario de la casa de al lado, la cual compró hace unos años por un valor de 18 millones de dólares. Esa casa también se la adquirió a Hefner, que se desprendió de ella por no encajar en sus planes en cuanto a las posesiones que tenía en la zona. En este caso Metropoulos, que es conocido por ser el hijo de C. Dean Metropoulos, un inversor de gran fortuna que entre sus empresas tiene a la marca que se ocupa de crear los inolvidables Twinkies, ha tenido que pagar algo más. La operación se ha cerrado por 200 millones de dólares, una cifra mucho más significativa que encaja con el valor de la propiedad.

Pero 200 millones quizá no sean demasiado si tenemos en cuenta que Playboy pagará 1 millón de dólares cada año a modo de alquiler al nuevo propietario. La operación no estaba clara del todo, porque 200 millones de dólares es una cifra enorme, pero para Metropoulos ha sido demasiado tentadora. Se convierte en la operación de venta de propiedad de mayor precio en todo Los Ángeles. Y no se puede decir que no ha sido un buen negocio para Hefner, porque su compañía adquirió la propiedad en el año 1971 por solo 1,05 millones de dólares.


Desde su adquisición la mansión se convirtió en lugar de celebración de algunas de las fiestas más salvajes del mundo de la prensa para hombres. Hugh Hefner se transformó en un líder en la organización de este tipo de eventos a los que fueron invitados tipo de famosos e incluso la mansión apareció en la película Una conejita en el campus, donde el propio millonario tuvo una breve aparición. Los reportajes sobre la mansión en la prensa también han sido frecuentes y cada vez se ha ido formando a su alrededor una leyenda más atractiva.

No obstante, Daren Metropoulos dice que tiene otros intereses en la adquisición de la propiedad. Comenta para restar hierro al tema de las modelos, de las conejitas y de todo lo que está relacionado con Playboy, que quiere defender la memoria histórica de las estructuras que construyó en su tiempo el famoso Arthur Rolland Kelly. Esta mansión se construyó en el año 1920 como uno de los lugares más lujosos de la zona, disponiendo de 29 habitaciones, casi 2000 metros cuadrados y todo tipo de zonas de ocio para los residentes (las residentes, para ser más exactos). Los últimos reportajes de la mansión muestran que cuenta con una amplia sala de juegos, piscina climatizada, un zoo en el que hay todo tipo de animales y una curiosa gruta.

El plan del nuevo propietario es conectar la casa que ya tiene en propiedad con la mansión de Playboy, algo que tendrá que esperara realizar en el momento en el cual Hefner fallezca. El resultado de la conexión de los dos edificios es que habrá un territorio de 30 mil metros cuadrados para el cual todavía no sabemos qué utilidad se le está preparando. Posiblemente tardaremos unos años en saberlo.

Foto: Anne Rossley

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...