¿Quién fue Norm Macdonald?

El mundo de la comedia despide a Norm Macdonald, que luchó contra el cáncer durante una batalla que duró 9 años.

Fuera de Estados Unidos, los cómicos solo llegan a la audiencia en el momento en el que han triunfado en el cine o si se dedican a rodar series de televisión. Eso, en realidad, es una pena. A quienes no vivimos en Norte América nos falta un 50% de su carrera. Por una parte: sus monólogos y espectáculos en vivo. Por otra: sus apariciones, si se da el caso, en Saturday Night Live.

Aunque este programa de comedia se ha llegado a ver en España, por ejemplo, en Movistar+, su llegada ha sido algo de la última década y no de los tiempos del pasado en los que por el mismo pasaron muchos de los cómicos que, hoy día, son famosos mundialmente por el cine. Y los monólogos, aunque ahora se estila que se estrenen en Netflix, lo bueno, la chicha de verdad, está en esas giras y actuaciones habituales que hacen la mayor parte de los cómicos, incluso los más grandes de Hollywood.

Todo esto lo decimos porque ha fallecido el cómico Norm Macdonald, una de esas estrellas que encaja en el perfil de famoso cuya popularidad en Norte América era extrema, pero que, en otros países, no resultaba tan conocido. Al menos no tanto como en su país. Ha fallecido después de 9 años luchando contra el cáncer en una batalla que, como el mismo mencionó en una broma tiempo atrás, realmente no ha perdido. Como dijo, “Estoy bastante seguro de que, aunque no soy doctor, que, si mueres, el cáncer muere al mismo tiempo. Eso no es una derrota. Eso es un empate”. Y teniendo en cuenta que ha pasado 9 años luchando, no hay ninguna duda de que lo que se ha llevado el bueno de Norm, ha sido un empate. Con su fallecimiento, quien ha perdido ha sido el mundo.

A Norm Macdonald se le conocía en España por su serie, El show de Norm, emitida entre 1999 y 2001, por su trabajo en Netflix con el programa Norm Macdonald tiene un show en 2018 y por su aparición tanto en series como en películas. Por ejemplo, era uno de los colegas habituales de Adam Sandler y siempre tenía alguna aparición breve en sus cintas. Le pudimos ver en películas del cómico como Billy Madison, que representó su debut en el cine, Niños grandes, Jack y su gemela o The Ridiculous 6.

También era amigo de Rob Schneider, otro de los miembros del mismo grupo de cómicos. Con él apareció en películas como Gigoló, Estoy hecho un animal o Deuce Bigalow: Gigoló europeo. Pero las películas de cine que más se recuerdan en su carrera incluyen Reventado, una brillante comedia con Dave Chappelle y Danny DeVito, y Trabajo sucio, un clásico de finales de los 90.

Su voz era conocida por todos los que le hubieran escuchado en alguna ocasión, algo que le abrió muchas puertas. Así, tuvo una notoria carrera poniendo voz a personajes de animación. De esta manera es como participó en las películas de Dr. Dolittle junto a Eddie Murphy. Por su lado, en televisión le vimos en 10 episodios de The Middle, 16 capítulos de The Orville y en 64 episodios de la extraña serie de animación Mike Tyson Mysteries.

Nacido en Canadá, Macdonald se mudó a Estados Unidos para intentar triunfar después de ver que, lo de hacer monólogos de comedia, se le daba bien. Participó en el concurso de televisión Star Search y eso le ayudó a conseguir un trabajo como guionista en la serie de televisión Roseanne. Ese fue su siguiente trampolín, el cual le permitió llegar en ese caso a la plantilla del Saturday Night Live.

Inicialmente el trabajo de Macdonald en Saturday Night Live consistía en meterse en la piel de personajes públicos muy conocidos, como era el caso de Larry King, Quentin Tarantino, Bob Dole o David Letterman, algunas veces generando más o menos simpatía entre los parodiados. Pero su éxito le llevó a recibir un “ascenso”. Se convirtió en el nuevo hombre del segmento Weekend Update, una parte importante de Saturday Night Live por la flexibilidad y protagonismo que da a sus presentadores.

Recibió el testigo de Kevin Nealon y siempre comenzaba el apartado diciendo “Soy Norm Macdonald, y ahora las noticias falsas”. En el tiempo que estuvo al frente de este segmento se transformó en una estrella de la pequeña pantalla. Todo el mundo quería ver el segmento y eran muchos los jóvenes que reconocían que, para ellos, se trataba de una de las mejores partes del show. Colin Jost, uno de los actuales copresentadores del espacio, habla de cómo veía a Macdonald cuando estaba en el instituto y se fijaba en la forma en la que trabajaba. Eso le llevó a tomarlo como modelo para el trabajo que ha terminado haciendo él.

Pero nadie ha hecho lo que hizo Macdonald. Su sección de noticias era salvaje. Muchos de sus compañeros cómicos le reconocen como el cómico valiente que se atreve con todo y que no se achanta contra nada. En sus noticias siempre tenía espacio para meterse con O.J. Simpson, Bill Clinton o Michael Jackson. Y, cuando lo hacía, era de una forma demoledora. No replicamos algunas de sus habituales puyas contra estos famosos porque, sin duda, eran demasiado destructivas. Pero todo ello se puede encontrar, en mayor o menor medida, en YouTube.

El continuo ridículo que hacía de O.J. Simpson es lo que le llevó a ser despedido de Saturday Night Live. Cuando el juicio contra el famoso terminó y se determinó su inocencia, Macdonald dijo en el programa “Bueno, finalmente es oficial: el asesinato es legal en el estado de California”. Eso hizo que un amigo de Simpson, directivo de la productora del programa, tomara cartas en el asunto para presionar con la intención de despedir al cómico. Y lo logró. Le expulsó diciéndole que le echaban porque no era gracioso, cuando, en realidad, todo el mundo sabía que Norm era lo más. Por desgracia, eso fue algo que sentó bastante precedente y que llevó a que los presentadores supieran que había límites.

Con el paso de los años Macdonald tuvo una carrera intermitente, con muchísimos proyectos cancelados, pilotos que no llegaron a recibir la luz verde y series que tuvieron menos temporadas de las que podrían haber alcanzado. Su trabajo como actor le voz le mantuvo muy activo e incluso realizó varias series de televisión infantiles en las que su particular forma de hablar aportaba humor adicional a los personajes. No dejó de moverse y de iniciar proyectos e incluso fue el co-creador de una aplicación para móviles de citas en la que lo principal son los vídeos.

Nunca dejó su buena relación con sus amigos, a los que siempre tuvo de su lado tal y como demostró con los invitados que tuvo en su programa de Netflix. Tuvo un problema de adicción al juego que le puso en problemas. Le encantaba jugar al poker y podía llegar a ganar grandes cantidades, pero también a perderlas. Por suerte, abandonó ese tipo de apuestas, sobre todo cuando se pusieron límites al juego online.

Tenía un hijo fruto de su matrimonio en 1988 con Connie Vaillancourt. Le diagnosticaron leucemia hace 9 años y nunca dejó de luchar. Sus amigos y otros famosos le han despedido en las redes sociales con mensajes muy emotivos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...