¿Qué son las gafas polarizadas?

Las gafas polarizadas se convierten en uno de los accesorios que nadie debería olvidar para superar el verano.

Mujer con gafas

Hay algunos accesorios que a lo largo de los próximos meses van a ser fundamentales, para soportar el calor y las altas temperaturas. Hace unos días os enseñamos a preparar los mejores mojitos del mundo y esperamos que ya tengáis uno en la mano para refrescaros. En este caso lo que vamos a hacer es profundizar en uno de los accesorios que deberíais tener a mano: las gafas de sol polarizadas. Es algo que siempre tendríais que llevar en el bolso, dado que los rayos de sol son muy intensos y nos van a molestar si no tenemos las gafas puestas.

El origen de las gafas de sol

Nos remontamos al siglo XII para presenciar el momento en el que se crearon las gafas de sol. No debe sorprender que sus inventores fueran los chinos, dado que en aquella época se convirtieron en responsables de muchos de los inventos que todavía se usan en la actualidad. No obstante, el uso original de las gafas de sol no era precisamente el que existe en la actualidad. Las comenzaron utilizando los jueces del país con el objetivo de que los distintos miembros de un juicio no pudieran adivinar lo que estaba pensando el juez. Podéis entenderlo como una manera de ocultar gestos tal y como se intenta hacer cuando jugamos al poker. La práctica inicial se basaba en oscurecer los cristales, pero en aquel tiempo todavía no se había pensado en lo positivo que podrían ser estas gafas para las personas.

Aunque los chinos usaran estos cristales por primera vez, quien de verdad dejó huella en cuanto a la investigación con cristales tintados fue James Ayscough. Tampoco pensó en estas gafas para luchar contra la molestia del sol, sino como forma de ayudar a superar problemas de visión. Tuvieron que pasar dos siglos para que cambiara la percepción acerca del uso de las gafas.

Otro nombre, el de Sam Foster, quedó registrado con fuerza en la historia de las gafas de sol. Fue quien se puso a trabajar a pleno rendimiento para que este tipo de gafas pudieran convertirse en un producto de gran éxito entre todo tipo de personas. En el año 1936 ya había comenzado la comercialización de gafas polarizadas, siendo un importante momento para la obtención de sus beneficios contra la lucha del sol.

¿Qué son exactamente?

Ahora que ya sabéis quiénes fueron responsables de la fabricación de las gafas polarizadas creemos que lo más conveniente es que sepáis cómo funcionan estas gafas. Se ocupan de realizar una acción de reflejo de los rayos del sol. La luz del sol se refleja de manera que solo pasa hasta nuestros ojos el tipo de luz beneficiosa y la que no nos produce ningún tipo de molestia. Todo tipo de reflejos queda de lado, y aunque tenemos una visión más oscura, ganamos en la oportunidad de mirar con más naturalidad a cualquier dirección sin importarnos la cantidad de sol.

En los últimos años, en los que cada vez se está haciendo más responsable al sol de multitud de problemas, la utilización de accesorios como las gafas de sol resulta fundamental para minimizar sus riesgos. Por eso es muy importante que dispongamos de gafas polarizadas que podamos utilizar en cualquier momento, tanto cuando simplemente salimos a la calle como en momentos en los que nos rodea el sol, como al ir a la playa.

Comprar gafas polarizadas

Las mejores ventajas de las gafas polarizadas

Más allá de lo indicado el uso de gafas polarizadas tiene otras ventajas claras. La principal es que podemos combatir el efecto de los rayos ultravioletas, que se pueden convertir en los principales causantes de muchos problemas relacionados con la salud. Al evitar el contacto con estos rayos no solo protegemos nuestra visión, sino que además también la tratamos con más calma. En este caso podemos evitar la fatiga ocular, que se produce cuando tenemos que mirar de forma atenta en situaciones en las que hay mucho sol. Esa forma en la que forzamos la mirada es negativa y con el uso de las gafas polarizadas nos la ahorramos de manera completa. Algunas personas notarán especialmente la mejora que se produce en su visión cuando se pongan estas gafas. Esto se debe a que tienen una visión más sensible a la luz.

De manera práctica las gafas polarizadas también nos benefician en el día a día, con una mejora importante en la visión. El nivel de contraste que obtenemos es superior al que tendríamos con otro tipo de gafas, y lo mismo se puede decir de la nitidez, que aumenta de manera adecuada para que podamos verlo todo con más claridad. Lo mismo ocurre con los colores, que aunque por detrás de la capa de protección se muestran de una forma mucho más natural.

La importancia de usar este tipo de gafas

Con la gran cantidad de ventajas que existen para usar las gafas polarizadas se nos ocurren pocos motivos por los que no deberíamos hacer uso de ellas. Además, se pueden adquirir de manera económica, aunque siempre conviene que adquiramos modelos que sean de calidad y que nos transmitan la suficiente confianza. No hay que olvidar que nuestros ojos es una parte del cuerpo que debemos cuidar al máximo, porque al fin y al cabo nos tiene que acompañar a pleno rendimiento a lo largo de toda nuestra vida. A fin de lograr esta seguridad es mejor comprar un modelo de gafas que sepamos que tiene los niveles de protección necesarios para satisfacernos.

Si os estáis planteando si usar o no este tipo de gafas, os recomendamos que toméis una decisión cuanto antes y que no dejéis para mañana comenzar a utilizarlas. El calor del verano es cada vez más intenso y los rayos del sol muy fuertes, lo que nos puede llevar a que suframos las consecuencias si no usamos unos buenos cristales protectores. Una vez comencéis a utilizar las gafas polarizadas notaréis una mejora significativa y estaréis mucho más tranquilos en cuanto a los momentos en los que estéis rodeados por el sol.

Foto: Takmeomeocegoh

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...