¿Qué será lo primero que hará Donald Trump como Presidente de Estados Unidos?

La agenda de Donald Trump como presidente de Norte América incluye medidas y decisiones poco populares.

Nuevo presidente de Estados Unidos

Suponemos que ya habéis digerido la noticia y que os habéis acostumbrado a lo que supone por mucho que no seáis norteamericanos. A los estadounidenses les costará todavía más, eso seguro. Pero con el cambio de presidencia ya comenzamos a hablar de lo que supondrá para el país a la vista de cuáles van a ser los primeros planes por los que optará el nuevo presidente.

Por ahora la información no es definitiva, porque Trump está dedicándose a otras cosas y no a desvelar cuáles son sus planes específicos. Pero si recordamos uno de sus últimos discursos sí que podremos hacernos a la idea de cuáles podrían ser sus primeras decisiones. De esto es de lo que hablaremos hoy, aunque con la puerta abierta a que imaginamos cambien muchos de estos planes. Porque una cosa es lo que se promete cuando estás en campaña y otra muy distinta lo que haces en el momento en el que has tomado el mando de la Casa Blanca.

Comenzamos mencionando la intención de Trump de ajustar la presencia de ciudadanos ilegales en el país. Son varios millones los que va a tener que expulsar, pero está decidido a hacerlo. De todas formas, parece que el proceso no será tan extremista como se ha mencionado anteriormente. Dará oportunidades de trabajar en el muro que piensa construir y de ahí es posible que se negocien condiciones para adoptar la nacionalidad.

Suponemos que Trump no olvida que su nación fue creada por inmigrantes, por lo que en cierto modo es de imaginar que sí habrá cierta oportunidad para estas personas. Lo que sí se comenta que ocurrirá es que todos esos delincuentes ilegales que hay en el país serán expulsados de forma inmediata. Esa es la parte de personas a las que primero quiere dar salida el presidente.

También se cree que el nuevo presidente se enfrentará, perseguirá y castigará a los políticos que se han opuesto categóricamente a su carrera hacia la presidencia. Es posible que esto fueran amenazas vacías en su camino a la gloria y que al final prefiera no dedicarle recursos. Sería más lógico teniendo en cuenta que ahora ya no tiene que dar miedo a nadie y que ha conseguido lo que estaba buscando. Otro aspecto en el que se podría concentrar es en negociar acuerdos con los países con los que tienen relación para afianzarla a su modo y quizá retomar otras relaciones.

Edificio Trump de Norte América

En lo que no está de acuerdo Trump es en seguir invirtiendo presupuesto para continuar trabajando en el proceso de ayuda al programa de cambio climático que promueve la ONU. Donald Trump ha hablado en varias ocasiones sobre cómo ahora mismo no es importante concentrarse en el cambio climático e incluso ha llegado a decir en algunas ocasiones que él no cree en ese tipo de problema. Todo el dinero que ahorre ha dicho que lo utilizará para ayudar a la reconstrucción de Norte América en determinadas zonas que necesitan todo el apoyo posible.

También se va a concentrar en intentar que las empresas norteamericanas comiencen a llevar a cabo sus procesos de producción de forma interna. Está cansado de ver cómo el trabajo de las compañías del país se redirige fuera de la nación, perdiendo la oportunidad de dar empleo a los ciudadanos de la nación. Si tiempo atrás dijo que no volvería a comer galletas Oreo porque había descubierto que se preparaban en México os podéis imaginar cuáles son sus intenciones. También dijo que haría todo lo que fuera posible (les obligaría) a que Apple fabricase sus ordenadores en Norte América.

El presidente está perfilando un progreso de sus planes de trabajo complejo, con la rebelión de distintos políticos dentro de sus propias filas y de un proceso que va a requerir mucho esfuerzo. Quiere retirar los acuerdos militares que hay en el exterior del país para que algunas de las tropas vuelvan y dejen de llevar a cabo las iniciativas del pasado. También va a cancelar la mayoría de planes iniciados por el presidente actual, Barack Obama. Es mucho trabajo para los inicios de su gestión del país, que dará comienzo oficialmente en enero del próximo año 2017.

No hay que olvidar que Trump tiene cuatro años de trabajo por delante en los que podrá llevar a cabo un buen número de cambios. Si bien todo el poder estadounidense no se encuentra en sus manos, dado que el poder se divide entre otros grupos de gestión, sí es cierto que juega un papel clave. Al mismo tiempo, parte de la nación ya piensa en 2020 y en cómo en las próximas elecciones quizá trabajen para potenciar que Michelle Obama se pueda intentar convertir en presidenta. Es una idea que ya se está barajando a la vista de dos cosas: que Hillary Clinton ya ha quemado todos sus cartuchos y que la señora Obama tiene muy buena imagen pública.

Foto: PeteLinforthquinntheislander

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...