¿Qué comida está permitida dentro de una sala de cine?

¿Con qué comida puedes ver una película en el cine? Hay algunas que ya son comunes y que no son simplemente palomitas.

El mundo ha vuelto a las salas de cine. Los estrenos de Top Gun 2: Maverick y Doctor Strange 2 hicieron, hace unas semanas, que el público tuviera unas ganas locas de volver a las salas. Ahora, el flujo de nuevos estrenos de gran atractivo está ayudando a que se mantenga este interés y que así los cines vuelvan a llenarse. Eso nos coloca en el momento ideal de responder a una de las preguntas más habituales entre quienes suelen ir al cine: ¿Qué comida está permitido dentro de una sala de cine?

Primero de todo, asegúrate de que es posible comer en la sala, porque hay algunos cines que tienen medidas de seguridad muy sólidas que impiden que los espectadores se quiten la mascarilla o que coman. Esto no es lo habitual, pero sí que nos lo hemos encontrado en algún que otro cine de barrio. Dicho esto, la respuesta a esta pregunta dependerá, inicialmente, del cine donde vayas a ver la película. Hay algunas salas que permiten la entrada de todo tipo de comida sin ningún tipo de problema, mientras que en otras estás obligado a comprar en el mismo cine la comida que quieres consumir.

Hagamos un repaso de lo que se puede y lo que no se puede comer dentro de las salas de cine, desde lo más obvio hasta algo que te sorprenderá que alguien haya sido capaz de colar en la sala.

Palomitas

Cualquiera de los muchos tipos de palomitas está aceptado. Ya sean saladas, de caramelo, de fresa, con siropes o de chocolate. Hay toneladas de estilos distintos de palomitas y no vas a dejar fuera de la sala ninguno de ellos. Las que están bañadas en miel y que incluso forman un bloque compacto también son deliciosas, aunque suelen desmenuzarse y dejar bastantes restos. En cualquier caso, lo que suele estar prohibido es introducir palomitas de otras tiendas dentro de la sala de cine. Por suerte, la mayor parte de salas tienen a la venta palomitas de maíz con sal y con caramelo.

Nachos

Otro de los snacks que más se consume, aunque hay que reconocer que el crujido que suelen provocar al comerlos es demasiado ruidoso. Por ese motivo se les suele poner una gran cantidad de queso, para que se ablanden y que el efecto sea de menor impacto. Los nachos que compras en el cine suelen ser mejor que si los traes de casa, dado que te darán la salsa a la temperatura adecuada.

Perritos calientes

Una de esas cosas que se ha impuesto desde su origen en Estados Unidos en cuanto a comerlo en la sala del cine. Son muchas las cadenas de cines que tienen un puesto de perritos calientes para servirlos al instante, aunque la forma en la que se exponen nos recuerda tanto a los perritos del Badulaque de Los Simpson, que se nos quitan las ganas de probarlos. Otra cosa sería si fuera un puesto de perritos calientes en condiciones con su queso, sus complementos y su buen pan.

Pizza y hamburguesas

Las dos comidas favoritas cuando hablamos del fast food. Aquí el nivel aumenta bastante en cuanto a olor y molestia, pero hay cadenas de cines que permiten ambos tipos de comida. Otras no lo permiten de ninguna de las maneras. El problema de tolerar que se introduzcan hamburguesas en la sala de cine es que puedes acabar con el olor de Burger King alrededor durante toda la película, y eso no es algo que resulte demasiado agradable. Cuando la pizza o las hamburguesas se venden en la propia sala suele ser un poco mejor, dado que el formato es un poco menos pringoso y “oloroso”.

Gominolas

Se suelen vender en el propio cine a granel. Los ositos de gominola, los regalices y otros muchos estilos de golosina, son imprescindibles en nuestra cultura. No es algo tan habitual en otros países. Pero lo que tienen las gominolas es que te mantienen entretenido durante la película comiendo poco a poco. Si quieres la combinación de snack ideal para el cine, toma nota: palomitas saladas, gominolas y luego palomitas de nuevo. Al combinarlo con una bebida, estarás con la panza llena de forma garantizada.

La comida que no debes llevarte al cine

Te decíamos antes que hay cosas sorprendentes que han hecho algunas personas, sobre todo en los cines que tienen menos control sobre lo que entras en la sala. Todos hemos colado latas de Coca-Cola, patatas fritas del supermercado para no comprar palomitas u otras opciones similares. Pero hay quien, por ejemplo, coló en la sala un tupperware con una fabada. Su cuchara, su fabada, y a comer judías mientras estaba viendo la película. Es tan real como poco recomendable. ¿Qué haces luego con el tupper? ¿Y con el pestazo de ese tipo de comida? ¿Y la cuchara luego sucia? Muchos inconvenientes. Como puedes ver, te hemos recomendado mucha comida que puedes comer en el cine, así que no hay necesidad de llevarte la fabada a la sala.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...